Lo que descubrirás en una sesión de Reiki

Como terapeuta del Método Reiki he podido observar la forma temerosa con que muchos pacientes vienen buscando un poco de ayuda para su ansiedad, agotamiento, depresión o molestias físicas muy concretas.

Aunque no forma parte del protocolo y sencillamente porque lo deseo, en la primera sesión suelo advertir a los pacientes que no han tenido contacto con el Método Reiki que dispongan de una hora y media para que podamos profundizar en lo que la persona cree que es su problema. Es un tiempo que resulta muy productivo para el desarrollo de un tratamiento.

Parte de ese tiempo lo utilizamos antes de la sesión, y parte después de la sesión para que el consultante aprenda a tomar contacto con esa sensación “rara” de homogeneidad energética.

Antes de subirse a la camilla las personas suelen hacerme una serie de advertencias relacionadas con su incapacidad de poner la “mente en blanco”, o la absoluta improbabilidad de que se lleguen a dormir.

Y luego de la sesión, suelen encontrarse sonrientes, relajados, felices y un poco sorprendidos porque en la mayoría de los casos han visto desaparecer los pensamientos o se han dormido pero estaban concientes del entorno.

La mayoría han venido dispuestos a la decepción y les sorprende ver que simplemente “funciona”.manos cobre

Luego les explico lo que ocurrirá en los próximos días.

Ahora la energía está uniforme y en niveles altos…pero la energía no se va a mantener en esa vibración porque ellos y su entorno siguen ciertos patrones que lo van a impedir.

Y hablamos de la crisis de sanación algo que les suele preocupar.

Bueno…aclaremos que la preocupación luego de una sesión de Reiki es algo muy relativo.

Te sientes tan relajada y cómoda que sencillamente no puedes preocuparte…pero la pregunta suele ser “que puedo hacer para que no me ocurra la crisis?”

Y les digo la verdad: nada.

No se puede hacer nada.

Como mucho no resistirse porque si te resistes empeorarás las cosas.

La energía baja como la marea y empieza a aparecer todo eso que se ha despegado del fondo y que tiene que ser eliminado para poder seguir limpiando.

Y a todas vistas es mejor dejarse llevar y estar dispuesto a hacer limpieza general.

Es importante comprender que el proceso es diferente en cada persona y que sólo se puede predecir una parte… eso sí: advirtiéndole a todo aquel que decida optimizar su sistema energético que no siempre el cámino es cómodo y fácil…pero que conduce a una paz interior y a una alegría consistente que conocemos muy bien aunque nos parezca improbable recuperarla.

Y te soy sincera: aunque con Reiki Sistémico® la crisis de sanación es completamente llevadera (casi no la hay), estoy segura de que solamente por recuperar esa sensación de bienestar vale la pena enfrentarse a una pequeña crisis aunque nos remueva un poco.

O al menos yo, no se tú, siempre estoy dispuesta a una pequeña incomodidad con tal de que luego me sienta mucho mejor.

Espero que sirva.

Que tengas un feliz presente

Pilar Rodríguez-Castillos

Descubre más sobre Reiki Sistémico®

 

2 Comentarios

  1. Marcela Giraud
    01-07-2016

    De verdad espero que me sirva, porque ya no soporto el estrés y los nervios, gracias

  2. Margarita
    13-07-2016

    Gracias por aceptarme y entregar información para el crecimiento personal.Se qué cada palabra enviada me servirá para aumentar mis conocimientos.. Y así poder entregarlos yo, a quienes lo necesiten.Gracias nuevamente.

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*