Tu hijo difícil, tu cómplice secreto

A veces tenemos problemas con los hijos.

Ellos no son perfectos: algunos son rebeldes, otros demasiado indecisos, otros extremadamente explosivos, irascibles o temerosos.

No vamos a hablar aquí y ahora de los hijos que son equilibrados y fáciles de educar y guiar, porque sobre esos no hay nada que decir en este contexto…Ellos son conciliadores, suaves y amorosos.

Y esto nos hace las cosas más fáciles.

Pero aquellos que son los más difíciles de comprender y aceptar, son los que nos muestran mucho de aquello que no queremos ver y aceptar sobre nosotros mismos.

Los hijos difíciles nos muestran nuestra sombra, porque ellos han aprendido todo lo que saben de nuestro modelo.

¿De verdad crees que tu hijo difícil ha aprendido todo lo que te irrita y te desconcierta de su otro padre?

Si crees esto quizás estás llevando la autojustificación y la resistencia demasiado lejos…

De manera que nos enfadamos con aquellas cosas que ellos hacen.

Y que nosotros les hemos enseñado sin darnos cuenta porque, están tan arraigadas en nosotros, que nos resultan del todo invisible.

¿Tienes un hijo o hija irascible que no atiende a razones cuando se enfada?hijos difíciles

¿Y cuando tú te enfadas, acaso atiendes a razones?

Lo ha aprendido de ti.

¿Tienes una hija pusilánime a la que se le ve constantemente inmovilizada frente las decisiones normales de la vida?

¿Cuál fue la última decisión importante que tomaste?

¿Qué es lo que le has estado mostrando todos estos años?

Por supuesto estas son simplificaciones.

Sin embargo son preguntas que te pueden resultar útiles a la hora de ver lo que necesitas ver para dejar de culpar a alguien que lo ha aprendido todo de ti.

Los hijos difíciles nos muestran lo que no queremos ver sobre nosotros mismos.

Lo que nos duele ver, y en muchas ocasiones, lo que a ellos les duele ver en su madre o en su padre.

hijoAsí que cuando te descubras diciendo a tu hijo con problemas de relación:

¿De quién has aprendido eso que haces? Porque desde luego, de mi no…

…detente un momento, respira, y responde interiormente:

¿De quién sinó?…y…

¿De quién lo aprendí yo?

Si tan sólo consigues un poco de silencio interior en donde mirar la raíz de lo que está pasando, verás que tu hijo difícil, de forma inconsciente, está sacrificando su bienestar para enseñarte algo importante.

Es cierto que hoy aquí no podremos hablar sobre todas las posibilidades.

Pero confío en que a través de este profundo diálogo que hemos estado manteniendo en los últimos meses, habrá habido suficiente material para que puedas profundizar en tus conclusiones.

Ahora te dejo a solas porque quizás quieras reflexionar sobre todo esto.

Que tengas un feliz presente.

Pilar Rodríguez-Castillos

 

 FLECHADescubre aquí las Constelaciones Familiares Sistémicas y empieza a avanzar hacia el orden y el Pleno Bienestar