Tip de Hoy: Lo que los otros ven en ti.

Programa “Abriendo Nuevos Caminos hacia tu Bienestar”

Preguntarse como te ven los demás es una pregunta que tiene una fuerte componente adolescente.
Y el 100 % de las personas se hacen esta pregunta en muchos momentos de su vida… sobre todo, por supuesto, en momentos relacionados con el desempeño social en cualquiera de sus perspectivas. Si tú nunca te has hecho esta pregunta este informe no te interesará nada, así que puedes utilizar el tiempo en otra cosa… sin embargo permíteme que lo dude.

Esta duda, esta preocupación profunda, sobre la imagen que proyectamos a los demás, viene de muy lejos… de muy atrás.
Viene de la infancia.

Y la pregunta será más recurrente. o incluso se podrá volver casi un patrón patológico, en la medida en que tengamos más o menos claro como nos veían nuestros padres.

¿Te lo preguntas tú con frecuencia? ¿Tu preocupación por como te ven los demás te lleva a hacer cosas en las que en realidad no te expresas tú, sino que intentas mejorar para ser mejor vista?
Entonces lleva tu mirada interior hacia el recuerdo más antiguo que puedas evocar, en el que te hayan surgido las primeras dudas sobre cómo te veían los otros .

Te diré un secreto: todo lo que te duele en tu vida adulta, no suele pertenecer a tu vida adulta… suele ser el intento de tu estado Niño para encontrarlo que le falta para sentirse completo.

Pero… ¿qué es estar completo? O lo que es lo mismo… ¿qué es el Pleno Bienestar?

El Pleno Bienestar surge de que dejes de ser el cobrador del frac de tus vivencias de la infancia.
Cuantas más deudas amnistíes… más cerca del Pleno Bienestar, más cerca del Adulto Completo, te sentirás.

El Tip de hoy entonces… es el siguiente:

Condona una deuda cada día.
No necesita ser una muy grande, pero deja de ser acreedor de algo pequeño al menos, una vez al día.
Esto es algo que podrás o no podrás hacer en la medida en que quieras o no quieras hacerlo.
Es decir: es una decisión completamente tuya.
Y tu bienestar depende de ese paso: no hay atajos posibles.
Y debes hacerlo con la consciencia, los ojos, y el corazón abiertos de par y en par.

Los grandes temas quizás serán motivo de pedir algo de ayuda… pero puedes practicar con los temas más pequeños. Confía en mi.

Cada vez que sueltes un poco de lastre… volarás más alto…Y tu vida se desplegará como la cola de un pavo real, con garbo, dignidad y fuerza. Te abrirás como los pétalos de un campo de girasoles al mediodía.
Lentamente…Y en todo tu esplendor.

Y entonces llegará el momento en el que no tendrás dudas, ninguna duda, sobre lo que los demás ven de ti: será tanto tu brillo, que saberlo dejará de tener la menor importancia.

Espero que sirva.

¡Que tengas un feliz presente!

 

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*