Testimonio de Lucila Bellido: “ahora tengo mucha más confianza en mí misma y estoy haciendo lo que realmente me apetece hacer. “

Al solicitar la sesión, por un lado quería consolidar el cambio que se estaba produciendo en mi vida, tras haberme quedado en el paro, después de una vida entera de lucilaplena actividad profesional, actuando sobre asuntos pendientes, de índole emocional, sobre los que nunca, o bueno, casi nunca había osado tratar y la oferta de la sesión gratuita suponía la oportunidad de sacar a los fantasmas del armario. 

Por otro lado, me asustaba que el inicio de una terapia supusiese un laberinto sin salida, con un montón de preguntas pendientes de responder porque en ese momento no me podía permitir ni emocional ni económicamente, una terapia infinita.

Pero, afortunadamente, pesó mucho más el hecho de que las emociones escondidas me estaban pesando demasiado y que nunca en mi vida, cada vez que decidía hacer las cosas de otra manera, les había dado prioridad.

Sentí que el momento era ése.

La primera cita me resultó gratamente impactante tanto por la forma que tiene Pilar para tratar los temas como por la novedosa metodología que  emplea.
Me llegó al corazón directamente sin pasar por la cabeza y, sorprendentemente, me pareció lógico y natural.

La sesión fue intensa pero gratificante porque al terminar sentí que había dado un gran paso y que estaba iniciando un camino que me apetecía recorrer.

Tras esa sesión llegaron las tres sesiones de Reiki, unas cuantas más de Chi Kung  y tiempo de meditación en el que me di cuenta que aparte de apetecerme iniciar ese camino recién descubierto, es que lo necesitaba.

Me lo pedía el corazón y por segunda vez en poco tiempo, dejé que el corazón eligiese en vez de la cabeza.

Esta vez ya no me detuvo ningún posible laberinto y también tuve la sensación de que podría con ello, no sólo a nivel emocional sino económico porque tras haber tomado la decisión de comenzar, el Liceo me dió la oportunidad de obtener un bono y por supuesto la aproveché.

Tras ello solo tuve ya que cumplimentar el trámite de plasmar sobre el calendario todas las sesiones.

Los beneficios concretos que he visto es que estoy mucho más ligera, más contenta, más tranquila y camino mucho más erguida.

Duermo mucho mejor y esta temporada, por primera vez en mucho tiempo, no he padecido catarros, se me han mitigado notablemente los síntomas de la alergia y vuelvo a respirar profundamente.

Además, me doy cuenta de que tengo mucha más confianza en mí misma y de que estoy haciendo lo que realmente me apetece hacer.  

Yo recomendaría estas sesiones a cualquiera que necesite un cambio radical en su vida y no sepa, o no pueda reconducir la energía que ese cambio exige.

También se lo recomendaría a cualquier persona que sienta que tiene una deuda interna consigo misma y quiera zanjarla para siempre, en un plazo razonable y de forma contundente.

Gracias, Pilar.

Muchísimas gracias por tu generosidad y por tu profesionalidad.

 

Lucila Bellido Lois
49 años, 
Ingeniero de Minas
 

 

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*