El Blog del Liceo

¿Estás iniciada en Reiki y cometes estos errores?

(Si no lo estás, este artículo también es para ti)

Cómo conseguí que mis alumnos canalizaran más y tuvieran

menos "crisis de sanación".

En este artículo te voy a explicar como obtener resultados más estables con el Método Reiki.

Voy a enseñarte por qué, tanto si has hecho un curso de Reiki como si no lo has hecho, estás prácticamente igual.

Y te voy a contar como cambiar esto.

 

Si has hecho algún curso de Reiki pensando que te iba a cambiar la vida y te has sentido bastante confusa y decepcionada, en este artículo vas a comprender como puedes conseguir la conexión y la canalización que estabas buscando gracias a Reiki Sistémico®

Desde hace unos años encontrar un curso de Reiki es bastante fácil.

 

Pero encontrar uno bueno ya es algo muy diferente.

 

Muchas personas ofrecen cursos luego de haberse hecho maestros en un fin de semana o dos, sin tener en cuenta que una iniciación es más que un ritual de 15 minutos.

 

Sobre esto tengo una pregunta:

Si no dejarías que te operara del corazón una persona que ha hecho, imagínate, un curso de cirugía cardiaca a distancia…

¿por qué ibas a entregar tu desarrollo personal a una persona que se ha saltado todos los procesos por el gusto de tener un diploma de “maestro”?

 

No te puedes imaginar la gran cantidad de personas que me ha dicho:

 

– Estoy buscando algun curso de Reiki barato y que sea cerca de mi casa.

 

Esta línea de pensamiento es tan ridícula como decir:

 

… ya haré algo por mi depresión cuando me sienta más animada.

… voy a escayolarme  el brazo roto en la panadería porque me queda más cerca.

 

Esta línea de pensamiento llena los bolsillos a las personas que hacen maestrías express.

 

Y de aquellas tierras, estos lodos:

Los iniciados se desinflan, siguen con su vida de siempre luego de superar algunas crisis criminales, y se van olvidando de Reiki para siempre.

Toma nota: el gran beneficio de la crisis de sanación.

No existe ninguno.

 

Fin.

 

Verás…

Cuando hice mi primer curso de Reiki, hace ya casi 20 años, nadie me habló de crisis de sanación.

La verdad es que tampoco es que me hablaran de muchas cosas (fue un curso de 2 horas), pero nadie me habló de la crisis de sanación.

Algunos años después, con el boom de Reiki y la creación de emporios de la iluminación, de pronto todo el mundo hablaba de esta estúpida crisis.

 

Fundamentalmente para decir:

  1. La crisis de sanación es inevitable
  2. La crisis de sanación es necesaria
  3. Si un maestro es bueno te va dar una crisis de sanación de caballo
  4. A mayor crisis de sanación, más te desbloqueas.

 

Hay maestros que no meten estas creencias en la cabeza de la gente, pero la mayoría lo hacen porque:

  • Si te haces maestro en un fin de semana te faltan recursos y no sabes como evitar una crisis de sanación. Así que repites estas cosas como un papagayo (y probablemente te las crees)… o,
  • Si no tienes ética, sabes que una persona con crisis va a venir a pedir tu ayuda. Así que podrás seguir cobrando sesiones privadas ad eternum.

 

Mira y grábate estas 4 cosas en la cabeza:

    1. La crisis de sanación no sólo es evitable: es completamente innecesaria.
    2. La crisis de sanación probablemente sea un signo de incompetencia del maestro.
    3. La crisis de sanación puede ser un síntoma de falta de trabajo del alumno.
    4. Si un alumno no es consistente puede ser un síntoma de que no se le ha explicado debidamente la importancia de hacer su parte... y no se le han dado herramientas sólidas para hacerla.

No hay ningún beneficio en una crisis interna que te impide disfrutar de la vida.

Mira

Una crisis es un síntoma.

Y los síntomas son mensajes de la energía que un iniciado debería estar preparado para comprender y gestionar eficazmente.

 

Mis alumnos no solo no tienen grandes crisis, sino que al salir del curso ya están preparados para disfrutar de su vida.

 

¿El secreto?

Te lo doy sin ningún problema porque para hacerlo hay que saber como hacerlo.

 

Pensar en los alumnos como futuros maestros desde el primer momento.

Guiarles suavemente a niveles de comprensión más profundos en lugar de inculcarles creencias superficiales y absurdas.

Y enseñar a las personas a no necesitarme para nada… aunque sepan que estoy siempre disponible.

 

Ese es mi secreto.

Otro problema: Las personas que no sienten la energía

Bastante antes de la crisis me quedé sin trabajo por no callarme la boca ante una injusticia.

Sabía que pasaría, pero tuve que tomar una decisión.

Y la tomé.

 

Vivía sola en Madrid con mi hija pequeña y en medio mes, al pagar el alquiler, me iba a quedar sin dinero.

 

En ese entonces era un Shinpiden A (maestra auxiliar) y ofrecía sesiones en mi casa, aunque cobraba un precio casi testimonial.

Algo así como unos 20 € la sesión.

Ahora no era suficiente para tirar mucho tiempo.

Pero me había permitido hacer lo amaba y vivir contenta y tranquila.

 

Si te has quedado sin trabajo alguna vez no tengo que explicarte esa sensación de vacío e incertidumbre.

“¿Y que voy a hacer si algo no va bien?” “¿Y cómo voy a ir al super la próxima semana?”

 

Nunca me había enfrentando a una situación tan caótica, de modo que navegaba entre la inconsciencia y el miedo.

 

Alguien me preguntó que por qué no hacía la maestría para ofrecer cursos.

Pero yo era consciente de que eso no era algo que se pudiera hacer de un día para el otro y simplemente pasaba.

 

Bueno…

El caso es que si no conseguía resolver mis problemas mi vida se iba a complicar bastante.

 

Y al mismo tiempo no me apetecía seguir desviándome de lo que sentía que era mi destino.

 

Lo que hice fue crear mi primera página, poner algún anuncio, meterme en algún foro… y 10 días después tenía la agenda prácticamente llena.

 

Poco tiempo después me llegó un dinero inesperado que me tranquilizó bastante y me dió margen de acción.

 

¿Una casualidad?

 

Nunca he creído en ellas.

 

Mira

El dinero es una de las metáforas que utiliza la energía para guiarnos.


Y aquel dinero que me dió un respiro relativo era más que dinero.

Me daba tiempo para reconducir mi vida.

 

Cuando una persona no siente la energía, es que simplemente ve la vida desde la superficie.

La energía no se comprende desde la mente.

Por eso tantas personas hacen cursos de Reiki, y no sienten la energía.

Porque no llegan a comprender sus leyes, su comportamiento, sus mensajes.

 

La energía, antes de sentirse, debe comprenderse.

Y repito: no se puede comprender la energía desde la mente.

Por eso a través Reiki Sistémico®, mi objetivo es entrenarte para alcanzar niveles de comprensión mucho más profundos.

 

Esto es algo que puede hacer muy fácilmente si se ha llegado a acceder a esos niveles de comprensión.

Si no… es imposible.

Porque nadie puede dar lo que no tiene.

Los buenos iniciados

Ese año hice mi primer seminario de maestría con un maestro catalán y comprendí que podía pasar mucho tiempo antes de ofrecer un curso.

Cuanto más me lo pedían, más insegura me sentía.

Tardé cerca de otro año más en dar mi primer Seminario Shoden (Nivel I de Reiki Usui Tradicional).

Los primeros contactos que tuve cuando divulgué mi primer curso fueron muy decepcionantes:

El hombre que creía que un curso de Reiki era una orgía

Una mañana mientras hacía mi meditación diaria sonó el teléfono.

Era un hombre que hablaba con voz ronca, serpenteante, intentando ser sugerente o intentando que no lo escucharan.

No lo sé.

 

Creo que le resumaba baba por la comisura de la boca.

 

Me preguntó sí habría más chicas en el “curso”, y si todas eran tan guapas como yo y si entre todas le haríamos un “masaje Reiki”.

 

Le dije que Reiki no era un masaje, y que de hecho no había casi contacto físico en la sesiones.

 

Me preguntó con voz más compuesta, y yo diría que molesto conmigo:

 

– ¿Ah no? ¿Y entonces cómo lo haces?

 

Vi por donde iba y terminé la conversación rápidamente.

Al colgar el teléfono me sentía realmente triste.

 

Que una persona no comprenda lo que es el Método Reiki es algo asumible.

 

Pero que lo relacionen con servicios sexuales, es realmente deprimente.

La señora rica y aburrida que quería ser maestra de Reiki ahora mismo.

Una mujer de unos 50 años vino a darse una sesión.

Era elegante y educada, pero no tenía las cosas claras.

 

Antes de empezar la sesión me preguntó si daba cursos.

Le dije que a veces.

 

Entonces sacó una pequeña agenda y me pidió que le dijera los precios de todos los niveles.

 

-Es que si me gusta la sesión, quiero hacerme maestra.¿Cuánto tiempo tardaría? Yo te pagaría todos los niveles por adelantado.

 

La quedé mirando en silencio y le dije que de momento sólo ofrecía el primer nivel.

 

-¿Pero eres maestra, no?

-Bueno… sí…

Entonces quedamos un día y me lo explicas todo. Yo te pago.

 

No me lo podía creer.

 

Intenté explicarle que Reiki no funciona así.

Que hace falta ir integrando procesos.

Que no es como comprar 2×1.

 

Me respondió que lo entendía. Y que por hacerlo intensivo me podría pagar “un plus”.

Parecía que estábamos en un mercadillo.

Le dije que no sólo no iba a hacer eso, sino que tampoco le iba a dar ninguna sesión.

 

Y nos despedimos ambas un poco incómodas.

 

Yo la primera.

La masajista con el alma rota

Esta mujer venía a sesiones cada semana.

E hizo uno de mis primeros Shoden conmigo.

Cuando ofrecí el primer Okuden (nivel II) también se apuntó.

 

Y entonces empezaron los problemas.

 

En aquel entonces yo todavía creía que la crisis era inevitable, de modo que así lo explicaba a mis alumnos.

Un día me pidió una sesión para ayudarla a soportar el martirio de su crisis, y me contó que había ido a un lugar a que le leyeran el alma.

 

Al parecer la terapeuta le había dicho que tenía “el alma rota”.

La mandó a su casa y le dió una frase para repetir o algo así.

Previo cobrarle unos 200 €.

 

Parece que le pegó el alma a distancia.

No voy a comentar ese supuesto.

 

Ese día me dijo que ahora que tenía el alma entera, se había dado cuenta de que quería ser maestra.

Y ese día me di cuenta de lo delicado que es ofrecer cursos de Reiki a personas que se niegan a aceptar la realidad y vivir en ella.

 

No puedo asegurarlo, pero creo que fue el comienzo de Reiki Sistémico®

La Buena Ayuda

A través de muchos incidentes como este me fui dando cuenta de que no estaba preparada para ir más allá de un Seminario Shoden.

Decidí ofrecer sólo el primer nivel y cursos de meditación.

Y decidí que solamente volvería a ofrecer un nivel dos (Okuden) si era absolutamente inevitable.

 

Es decir: si la energía me dejaba muy claro que era necesario avanzar.

 

Y me concentré en profundizar en el Método Reiki, en la meditación (que practico desde los 9 años) y en la lectura.

 

Tardé casi dos años en sentirme preparada.

 

Entre tanto me deshice de ese tufillo de salvador del mundo que se pega a los maestros nuevos.

Y me dejé de paños tibios.

No iba a trabajar con todo el mundo: sólo con personas valientes y dispuestas a sanar su vida.

 

cuadroFue entonces cuando empezaron a llegar los buenos iniciados.

Las personas que a través de mis artículos empezaron a percibir la seriedad y la ética con la que me gusta hacer mi trabajo.

 

Las personas que se comprometían con sus procesos.

Las personas dispuestas a un bienestar realista y responsable.

 

Simplemente por no precipitarme me di cuenta de que me había ganado el respeto de mis alumnos.

 

Quizás por eso tantos alumnos se comprometieron en el proyecto del Liceo, y me ayudaron a sacar adelante el proyecto.

Cuando vengas al Liceo podrás ver este cuadro en el que están los nombres de todos los alumnos que me apoyaron en un crowfunding para que pudiéramos abrir nuestro Dojo.

Algunos testimonios

Los beneficios específicos que siento que he recibido en este taller han sido muchos.

La manera en que ha sido transmitido ha llegado de una manera muy limpia y clara, he sentido mucha paz en el curso y confianza.

Me he acercado a comprender cosas muy importantes que se dijeron y compartimos entre todas.

Y me ha dado un impulso grande para querer seguir y avanzar en el camino del bienestar y la conexión.

Julia Grandella Tortuero
Maestra
Okuden (Nivel II de Reiki Usui Tradicional y Reiki Sistémico®)

Julia
Alberto

Me encanta el ambiente tan acogedor que generas.
Poca gente y atención muy directa y personalizada...

Sin embargo, lo que más me ha impresionado, porque esa es la palabra que mejor lo describe, fue el contacto directo con el grupo del domingo.

Ser testigo de la experiencia directa de compañeros que han pasado por mi mismo punto y ver cómo describen, libremente, cada uno con sus propias palabras, su vivencia personal de Reiki me dejó profundamente impactado. Tenía muy claro que Reiki requiere compromiso y trabajo personal, pero ver el efecto que provoca ese trabajo en la vida de otras personas me resultó muy muy valioso.

Alberto Teba
Economista
Okuden (Nivel II de Reiki Usui Tradicional)


Virginia

… recuerdo el primer mail que recibí cuando solicité información sobre Reiki.

Me pareció un mail muy cercano pero a la vez muy “en su sitio”, donde no leí “cosas raras, espumerío ni esotereces”, ni lecciones de moral o de “yo sé lo que tú necesitas”.

Para mí eso fue determinante pues Reiki me llamaba la atención pero me acerqué al método con cierto escepticismo y a la expectativa.

Me ayudó la sensatez que transmite.

Los beneficios específicos que he notado (...) mi cuerpo funciona mucho mejor en todos los sentidos y lo siento mucho más vivo.

(...) poco a poco he ido cambiando perspectivas sobre cómo me veo a mí y al mundo y a los acontecimientos y esto me ha reportado enorme tranquilidad mental-emocional.

Relaciones más sanas con los demás.

Conexión con talentos y sueños y habilidades que habían quedado enterrados por el camino y que han ido poco a poco despertando.

Virginia Canal Rodrigo
Psicóloga
Okuden (Nivel II de Reiki Sistémico®)


Resumiendo

El Método Reiki es una disciplina integradora de

  • crecimiento personal,
  • desarrollo espiritual y
  • autosanación profunda.

A través de Reiki Sistémico® conseguirás nuevas herramientas, nuevas comprensiones, apoyo y seguimiento continuado y más profundidad en tu formación.

Porque el Método Reiki es más que canalizar energía.

 

En este seminario vas a descubrir el camino más eficaz para:

  • comprenderte a ti misma a través de la comprensión de la energía,
  • conocer las leyes que determinan el comportamiento de la energía, y
  • interpretar los mensajes que nos envía continuamente.
  • hacer cambios en tu vida sin entrar en Crisis de Sanación innecesarias
  • canalizar más y mejor.

Reiki Sistémico® es una formación para iniciados, pero este módulo también esta abierto a no-iniciados.

Entonces:

  • Si ya estás iniciada serás una iniciada con más recursos, capaz de explicarte mejor lo que sucede durante una sesión.
  • Si no estás iniciada, descubrirás la belleza de una canalización potente y llena de emociones.

 

Recuerda que la canalización es apenas un efecto secundario del Método Reiki.

Y cuando descubras lo que te estaba faltando para gestionar tu energía estarás en condiciones de empezar a sanar profundamente tu vida.

Para finalizar

En estas horas de trabajo intensivo descubrirás:

  • como recobrar tu sabiduría, tu conexión y tu canalización y
  • como alcanzar todo tu potencial para vivir una vida plena y llena de fuerza, alegría y compasión Adulta.

 

Además te llevarás información precisa sobre lo que te bloquea y no te deja avanzar.

…y los recursos necesarios para comenzar a cambiar lo que necesitas cambiar.

 

Te lo enseñaremos todo a través de recursos que podrás integrar fácil y rápidamente en tu vida, para que no tengas que fingir que eres lo que no eres, … y puedas sentirte más realizada, fortalecida y feliz.

Completa ahora el siguiente formulario y recibirás toda la información sobre el próximo seminario con plazas disponibles:

El Liceo nunca te enviará Spam
www.licestu.com
Pilar Rodríguez-Castillos
Terapeuta, Consteladora, Profesora
del Método Reiki con formación Sistémica,
PNL, Arquetipos y Análisis Transaccional

Ayudo a mujeres inteligentes, sensibles y creativas que sienten que aún no han desplegado todo su potencial, a que se fortalezcan, se enfoquen y se conozcan mejor para que consigan vivir con fuerza y autonomía.

​He creado la orientación Reiki Sistémico® para poder enseñarte el Método Reiki garantizando que no te perderás el espíritu profundamente filosófico del Método Reiki original.

Estoy aquí para ayudarte a encontrar el verdadero significado de ti misma

Un viaje de mil kilómetros comienza con un solo paso (Lao Tsé)