Sobre tu vida, tu muerte, tu tiempo, tus testigos…

La muerte de mi único hermano, esperada, fue sin embargo resistida e incomprensible para mi por mucho que estaba claramente anunciada. Aquella mañana en torno a las once menos cuarto me desperté sobresaltada sintiendo que una mano me arrancaba el alma a través del corazón. Sentí dolor físico, ahogo y  angustia. Miré el fondo de la habitación y pensé “ha muerto”, y lloré en silencio hasta unos minutos después que sonó el teléfono a mi lado. Al cogerlo escuché la voz de mi sobrina que me dijo: “ha muerto en torno a las once menos cuatro”. Entonces comprendí que todo había cambiado en mi alma para siempre. Algunos días después, escribí esto para compartirlo en La Web de Senderoreiki.com:

“Estos últimos meses, con tantas pérdidas afectivas, he pensado mucho en mi muerte. No de una forma obsesiva, pero me hacía preguntas. Preguntas sobre la vida que siempre me he hecho pero que ahora he comenzado a hacerme desde otro lugar. Como llevo en este país casi la tercera parte de mi vida, he tenido que recibir algunas malas noticias por teléfono y sin anestesia. Al principio te sientes muy abatido porque es algo con lo que no contabas: nunca estar allí para tus seres queridos.

(Recuerdo que mi hermano, que fue el último integrante de mi familia que he perdido, me lo dijo una tarde: “Vas recibiendo las noticias, hermana, y es como si  te quedaras suspendido en el tiempo”).

Tengo la sensación de que de alguna manera también es una ventaja, porque no tienes que enterrar a nadie: permanecen intactos en tu memoria porque nunca participas del último proceso. Pero a decir verdad una parte del duelo no se resuelve nunca.

Pero a lo que iba. Entonces anoche mi hija adolescente se preocupó por mi muerte. Me dijo: “no quiero que te mueras mamá, no podría superarlo nunca”.

Sus ojos, que a mi me parecen preciosos, se empañaron. Y sentí una profunda compasión…¡es tan duro despertar a estas cosas! Pero la verdad es que yo ya lo había pensado antes.Me refiero al hecho de que tarde o temprano ellos descubren que no somos ni tan perfectos, ni mucho menos eternos.En realidad es algo en lo que, coincidiréis conmigo,  los padres pensamos de vez en cuando… porque no nos gusta la idea de dejarles “solos” aunque sean adultos y muy autosuficientes. Nuestro ego nos hace creer que siempre deberíamos estar allí para que tengan un lugar en donde sentirse protegidos.

La contemplé con suavidad, buscando mi eje e intensificando mi presencia, mientras permitía que las respuestas fueran canalizadas…más que nada para que así ambas tuviéramos una respuesta justa.

– Te entiendo, pero no te preocupes , en serio….porque no siempre será tan terrible!  Llegará un momento en que yo no seré tan necesaria para ti, y habré perdido demasiado como para quedarme más. Falta mucho tiempo para eso, pero cuando ocurra yo sé que comprenderás que deba irme.

Me ha pasado en la vida algo inesperado, Zuria, mira: más de la mitad de mi historia se ha quedado sin testigos. Yo ya no puedo sentarme a tomar café con mi hermano, mi padre o mi madre…o algún amigo o amiga de la infancia, y recordar viejos tiempos. Por alguna razón o por otra, mis testigos han desaparecido y eso a veces puede ser difícil de sobrellevar. Supongo que es lo que les pasa a las personas muy mayores: ya no tienen con quien compartir, y sólo pueden relatar historias que no se pueden comprobar. 

De la otra parte de mi vida, la que he vivido en Madrid, si que tengo cómplices., entre ellos ¡tú! …Pero la verdad es que casi todos son mayores que yo y podría pasar que me toque ser a mi  quien les despida a ellos. Y mientras esto va ocurriendo mi tiempo irá dejando de ser mi tiempo, y entonces no será un problema soltar amarras.

Entretanto tú serás mayor y sé que lo entenderás, y no sufrirás por mí. Pero de todas maneras, no te preocupes …¡falta mucho tiempo! 🙂

Nos abrazamos en silencio y con mucha ternura y luego estuvimos cada una con sus cosas. Luego esta mañana encontré esta imagen en mi Facebook que comparto en esta nota.

Podría ser que fuera una casualidad pero fue confirmatoria para mi porque era una frase de ‘Momo” un libro de Michael Ende que me regaló hace algunos años Federico, mi hermano, cuando viajo a Montevideo luego de la muerte de mi padre, mi querido hermano que me enseñó a ser mejor persona con su silencio y su generosidad infinita.

Espero que sirva”.

Éstas últimas semanas, con la muerte de mi madre, he caído en la cuenta de que le he dicho la verdad a mi hija. Podrá despedirse de mi y ser comprensiva conmigo por mi muerte. Y también comenzará a ser comprensiva con la suya propia, y eso de algún modo le dará mucha calma cuando llegue el momento. Algo que me tranquiliza, si bien no del todo, un poco.

Y está bien darse cuenta: es el único modo de avanzar. No hay otro modo.

Así que espero que sirva también.

Que tengas un feliz presente.

 

Pilar Rodríguez-Castillos*

 

¿Te gustaría tener GRATIS una sesión privada con Pilar?  Pincha aquí o en el botón rojo de abajo para informarte sobre como solicitarla:

[symple_button color=”red” url=”http://www.senderoreiki.com/sesion-gratuita/” title=”Visit Site” target=”blank” border_radius=””] Solicita Ahora Tu Sesión Gratuita [/symple_button]

 

PD: Abajo puedes escribir tus comentarios o tus preguntas sobre esta entrada… y por supuesto siéntente libre de compartir todo lo que publicamos por aquí! Adelante!

[sociable/] 

______________________________________________________________________________________

Sobre la Autora:

Pilar Rodriguez-Castillos es Terapeuta, Consteladora, y Profesora del Método Reiki con formación Sistémica, PNL, Arquetipos, y Análisis Transaccional.

Ha creado un método de trabajo individual que integra estas y otras disciplinas de la terapia breve que pone a disposición de la Buena Ayuda de aquellas personas que intuyen que tienen una Fuerza y un Potencial mayor, pero que no consiguen sintonizar con ellos, para ayudarles a conseguir en el menor tiempo posible el acceso a una mayor sintonía con su propia Alegría de Vivir, su  Fuerza, y su Realización Personal.

Pincha aquí si quieres ver los testimonios de otros consultantes sobre esta terapeuta.

 

2 Comentarios

  1. Teresa
    10-08-2015

    Querida Pilar : no te conozco ( ojalá pueda hacerlo algún día ).Tendría que sacar más tiempo para leerte , ya que estoy segura de que simplemente con eso me ayudarías mucho . Es precioso todo lo que escribes , siempre me ha gustado y me ha llegado . Gracias por tus enseñanzas.

  2. Pilar Rodriguez-Castillos
    11-08-2015

    Me alegra que sirva Teresa.

    Que tengas un feliz presente!
    ^_^

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*