Rompe ahora con 3 de las barreras clave que te alejan del Pleno Bienestar.

El significado que  tiene para ti la expresión “Pleno Bienestar” es básicamente lo que hace la diferencia. ¿Alguna vez te has preguntado como sería tu vida si alcanzaras ese estado de plenitud completa? Pero lo más importante es si eres capaz de permitirte alcanzarlo. Porque entre tus objetivos y tú, la mayor parte de las barreras están vinculadas a tus creencias.

Conscientemente las personas tienen la certeza de que necesitan apenas un pequeño empujoncito para estar a buenas con la vida.. para alcanzar el Pleno Bienestar. Sin embargo en el nivel inconsciente las personas saben muy bien cuando en absoluto se encuentran ni por asomo cerca de alcanzarlo.. porque no se trata de una cercanía espacial: necesitamos saber que es el Pleno Bienestar para poder reconocerlo. Mientras no conozcamos su aspecto, no tenemos ninguna posibilidad de acceder a esa zona de la vida… y si por casualidad tomamos contacto con ella, no sabremos que ha llegado el momento de detener nuestra búsqueda… y la perderemos para siempre.

A la mayoría de las personas cuando escuchan hablar de Pleno Bienestar les viene una imagen de euforia, placer y despreocupación. Lógicamente las personas no quieren que les pase nada malo y quieren no tener ningún problema al que enfrentarse. El sueño de la mayoría es no tener preocupaciones. De hecho con frecuencia he oído frases como esta en mi consulta:

El Pleno Bienestar sería fenomenal, pero la verdad es que yo me conformaría con un poco de… (te animo a completar la línea de puntos, aunque sospecho que es posible que hayas pensado en “tranquilidad” o algún sinónimo ¿he acertado?).

El caso es que esto no es cierto: tú no te conformas. De hecho ningún ser humano se conforma nunca: está en nuestro ADN. Si los bebés se rindieran a la primera, con su motricidad inmadura y esa cabezota tan grande, créeme: los seres humanos reptaríamos. Sin embargo a menudo puedes ver como un pequeño bebé se cae, llora, se levanta y se vuelve a caer…  y hasta que no da sus primeros pasitos no se rinde ni por un solo momento. Es igual cuando eres una adolescente y  te gusta un chico que no te hace ni caso: jamás te rindes hasta que comienza a verte de la manera en que tu quieres que te vea. Y cuando no lo consigues presentas mucha resistencia para asumir tu derrota.

Con el tiempo aprendes a mostrarte civilizada y entonces dejas de mostrar esta resistencia a los demás. Pero la realidad es que las personas somos valientes, arrojadas, y consistentes por naturaleza. Igual que los bebés y los adolescentes. Y todo lo que nos mueve nos empuja en dirección hacia el Pleno Bienestar (el bebé será ovacionado por sus pasitos, y además  podrá ir a por galletas por su propio pié. Y si se esmera, la adolescente podrá besar al Romeo de turno…) 

¿Qué nos pasa a los adultos entonces? ¿Por qué a veces fingimos que nos conformamos con menos de lo que necesitamos realmente si no es cierto?

Ahora yo te lo diré. Quieres conformarte con poco porque crees que alcanzar la Plenitud es difícil, está reservado a unos pocos privilegiados, y tú no tienes tanta suerte. Y con los años, cuando el pequeño empujoncito no termine de llegar, aumentará tu frustración y tu amargura… porque el tiempo pasa, y algo no va bien. Vives una vida en la que las relaciones no son nutritivas, o tu relación con tu cuerpo no es buena, o te decepcionas demasiado a menudo, o sientes que nadie te ve. En el peor de los casos, si no haces algo, terminarán siendo todas esas cosas. Porque concientemente puedes hacer un apaño, pero inconscientemente conoces bien la situación… y cada día te sientes más cansada y perdida.

Vamos entonces a volver a una de las frases anteriores:

“Alcanzar la Plenitud es difícil, está reservado a unos pocos privilegiados, y tú no tienes tanta suerte”

En esta frase están ocultos 3 de los problemas más comunes que no te permiten avanzar.

El primero: solemos decir que algo es difícil cuando no estamos en absoluto dispuestos a hacer lo necesario para intentarlo.  Piensa lo siguiente: ¿De verdad el “Pleno Bienestar” es sólo díficil? ¿Es todo lo que puedes decir sobre el Pleno Bienestar? ¿El Pleno Bienestar todo lo que es es “difícil”? Mientras respondes a estas preguntas tengo que decirte algo: no es difícil, es que no quieres. Quizás ahora quieras preguntarte también por qué no quieres.

Ahí es cuando entramos en la segunda parte de tu frase: “está reservado a unos pocos privilegiados”. Lo único que estás haciendo con esta idea es adaptar tus creencias para justificar la falta de acción que muestra la anterior. A las personas nos gusta tener razón, así que luego de sentenciar, argumentamos para reafirmar nuestra sentencia. ¡Ah! Entonces si es difícil y prácticamente nadie puede, ya no hay nada que hacer! Estupendo ¿no?. Ahora ya puedes dedicar el resto de tu tiempo a quejarte amargamente: te has desligado de cualquier responsabilidad, y para más INRI  tú no perteneces a los privilegiados que alcanzan el Pleno Bienestar.

Entonces ya puedes dedicarte en cuerpo y alma a quejarte de tu triste destino: “tú no tienes tanta suerte” es el tercer problema. El disparo de gracia. ¿Puedes ver de que manera esta sencilla frase te inmoviliza para avanzar? Me dirás, quizás, que son solo palabras. Pues no, no lo son: tus palabras son reflejo de tus creencias más profundas. Y además reafirma de nuevo el primer argumento: es difícil, es para privilegiados y necesitas mucha suerte! ¡Bingo! ya puedes sentirte una verdadera desgracia humana! Pero… ¿no te estarás pasando un poco?

Y si estas son tus creencias en relación con el Pleno Bienestar… quizás quieras reflexionar sobre cuales son tus creencias en relación a todo lo demás de tu vida.

Exacto: esta frase lo contamina todo.

Nada puede salir bien a partir de aquí.

Ahora bien… ¿Quieres saber como modificar estas creencias? 

El primer paso ya lo has hecho leyendo este artículo: necesitas primero darte cuenta de lo que estás haciendo.
Y acto seguido tomar una decisión.

Puedes a partir de ahora cambiar la frase anterior, por una un poco mas realista. Yo te propongo la siguiente:

Alcanzar el Pleno Bienestar es una labor de artesano. Pero yo he decidido transformar mi vida, así que estoy trabajando en ello con alegría. ¡Estoy dispuesta a construir mi propia suerte!

A lo mejor quieres hacer alguna modificación, esto está bien: construye tu propia frase. La que resuene con más fuerza en ti.

Y cada vez que te oigas decir la otra, total o parcialmente, sonríe y modifícalo. No tienes que enfadarte ni regañarte, es así de sencillo: borrón y cuenta nueva. ¡Modifícalo!

Recuerda: actuar como un bebé, en el sentido de que nunca se rinden, es el primer paso para el éxito en conseguir el Pleno Bienestar!

Espero que sirva!

Que tengas un feliz presente.

 

Pilar Rodríguez-Castillos*

 

¿Te gustaría tener GRATIS una sesión privada con Pilar?.  Pincha aquí o en el botón rojo de abajo para informarte sobre como solicitarla:

[symple_button color=”red” url=”http://www.senderoreiki.com/sesion-gratuita/” title=”Visit Site” target=”blank” border_radius=””] Solicita Ahora Tu Sesión Gratuita [/symple_button]

 

PD: Abajo puedes escribir tus comentarios o tus preguntas sobre esta entrada… y por supuesto siéntente libre de compartir todo lo que publicamos por aquí! Adelante!

[sociable/] 

______________________________________________________________________________________

Sobre la Autora:

Pilar Rodriguez-Castillos es Terapeuta, Consteladora, y Profesora del Método Reiki con formación Sistémica, PNL, Arquetipos, y Análisis Transaccional.

Ha creado un método de trabajo individual que integra estas y otras disciplinas de la terapia breve que pone a disposición de la Buena Ayuda de aquellas personas que intuyen que tienen una Fuerza y un Potencial mayor, pero que no consiguen sintonizar con ellos, para ayudarles a conseguir en el menor tiempo posible el acceso a una mayor sintonía con su propia Alegría de Vivir, su  Fuerza, y su Realización Personal.

Pincha aquí si quieres ver los testimonios de otros consultantes sobre esta terapeuta.

 

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*