Reiki, Objetivo Primordial y el Orden del Universo

La propia naturaleza me instruye. Es mi madre y yo la obedezco.
Me conoce y la conozco. La luz está en ella, la he contemplado, la he
demostrado en el microcosmos Y la he reencontrado en el universo.
(TEOFRASTO PARACELSO)

 

Hacia el instante preciso en que se enciende la chispa para que el embrión comience su vertiginoso y espectacular desarrollo se dirigen y confluyen una miríada de frecuencias energéticas que apoyarán y condicionarán el inicio de esa nueva vida. Esta energía, que llega por diversos caminos al nuevo ser que se está gestando comienza bien pronto a actuar como un distractor con multitud de interferencias que a veces parecen destinadas a evitar que el proyecto vital se pueda llevar a cabo con éxito.

Sólo por esto ya sería una arrogancia creer que es fácil llevar nuestro proyecto a buen puerto, siendo como somos seres que resuenan constantemente con los otros seres y con sus circunstancias. 
Y es bueno caer en la cuenta lo antes posible de que las infinitas resonancias, que son propias de nuestra naturaleza, se reflejan en el cuerpo físico, mental y emocional constantemente… y que lo hacen en forma de placeres e incomodidades, y llegado el extremo, expresando sus mensajes a través de nuestro cuerpo físico en muchos casos en forma de malestar.

La experiencia física en sí misma ya constituye una gran interferencia para nuestro objetivo primordial porque la experiencia física es una experiencia sin duda extravagante: con el cuerpo aparecen emociones removedoras: la alegría, la tristeza, el miedo, la ira…y con estas y otras la incertidumbre, las necesidades primarias… 
Mientras y simultáneamente comienza a despertarse el gran dictador humano: el temible inmovilizador por excelencia: el ego.

Durante una vida entera de experiencia con la meditación y en los últimos años a través del trabajo con el Método Reiki he podido comprobar en mi y en otras personas el profundo beneficio del trabajo específico con nuestro sistema energético. Pero me he dado cuenta de que hay más variables que contemplar.

He visto que algunas personas necesitan más herramientas para reequilibrarse, y he ido introduciéndolas en mis seminarios con cautela… pero en algunos casos ha sido sólo mediante el trabajo más profundo realizado en el segundo nivel con el pasado y las relaciones, cuando algunos han conseguido y estabilizarse en su zona de bienestar. Esto me ha llevado a indagar sin descanso en busca de explicaciones y soluciones que finalmente han ido llegado de la mano de diversas lecturas y talleres de corte jungiano, psicoanalítico, sistémico y transaccional.

Desde niña he comprendido que hay multitud de vibraciones que nos influyen y nos movilizan e inmovilizan.

Pero sólo hace poco he comprendido que hay otra serie de factores energéticos que nos mueven desde el instante en que nuestro objetivo primordial nos impulsa a la experiencia física.

En estos tiempos de extremo y a veces cruel individualismo en que a las personas les resulta tan complejo comprender que como decía Albert Einstein,“existimos para las demás personas”, llevar a cabo nuestro proyecto personal se ha vuelto harto difícil… porque se ha vuelto imposible distinguirlo de los designios de la mente.

Lo hemos olvidado todo.

Ya no sabemos decodificar la información de nuestra propia energía porque no estamos acostumbrados a mantenernos el tiempo suficiente en estado de presencia. Y este es el único estado en que se puede entablar un diálogo fructífero con la energía.
A veces en mi consulta ante una pregunta tan sencilla como

– “¿Cuánto hace que no piensas en tu respiración?” …mis pacientes hacen un significativo silencio.

Algunos no consiguen recordarlo.
Y unos pocos piensan, por qué negarlo, que es una pregunta estúpida.

Pero sin el ejercicio de la presencia todo lo ocurre a nivel energético se vuelve inaccesible.

Nos hemos convertido en analfabetos energéticos porque vivimos al margen de nuestra realidad interior.
Vivirmos atrapados en los esquemas de la mente y no comprendemos el código de nuestra maravillosa naturaleza vibracional. No aceptamos fácilmente las leyes del universo. No aceptamos que el órden cósmico no se dará por vencido, que no cesará de entregarnos señales, que las amplificará hasta que en cierto momento llegue ensordecernos y que es capaz de dejar exhausto nuestro cuerpo intentando que escuchemos su mensaje. No comprendemos que si persistimos demasiado tiempo en ignorarlo enfermaremos. Y que si persistimos aún más seremos retirados del tablero.

Hace no mucho un joven alumno me preguntó consternado:

-“pero entonces ¡el universo es malvado!” …

Y yo le he dicho que eso es simplificar las cosas.
Que eso es personificar una entidad sin ego cuyo único objetivo es mantener su propio orden…

El orden del universo no es como las metas humanas, una serie de acciones caprichosas y volubles producto de la esquemática y poco creativa actividad cognitiva humana: sus procesos son una sucesión de acciones compensatorias cuyo fin único es el equilibrio.

Todas aquellas frecuencias energéticas que se mueven en nosotros y a través de nosotros desde el comienzo de la vida no están en absoluto interesadas en nuestros conflictos, nuestros esquemas mentales, ni mucho menos en las circunstancias de nuestra pequeña vida.
Su único interés es el equilibrio y no importa lo que conlleve conseguirlo o el tiempo que sea necesario invertir para reordenar lo que nosotros desordenamos mientras intentamos ingenuamente llevar a cabo las veleidades de nuestra limitada mente.

Estemos o no de acuerdo, colaboremos o no colaboremos, la actividad compensatoria no se va a detener. Así que parte de nuestra misión es obtener una buena vida jugando en el tablero y con las piezas que nos ha otorgado nuestra realidad energética… con una relativa libertad, siempre que respetemos sin excepciones las leyes primordiales del universo.

Y es perfectamente posible, si respetamos estas leyes, conseguir una vida plena, próspera, feliz y realizada.

Pilar Rodríguez-Castillos*

(Publicado por la revista española GuíaGente.es el 20.09.2012)

¿Ya recibes el Boletín del Liceo?… Pincha aquí para recibir información exclusiva para suscriptores.

[symple_button color=”red” url=”http://www.senderoreiki.com/inscribete-en-nuestro-boletin-gratuito/” title=”Visit Site” target=”blank” border_radius=””] Suscríbete AQUÍ para recibir el primer artículo [/symple_button]

PD: Abajo puedes escribir tus comentarios o tus preguntas sobre esta entrada… y por supuesto siéntente libre de compartir todo lo que publicamos por aquí! Adelante!

[sociable/] 

______________________________________________________________________________________

Sobre la Autora:

 

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*