¿Qué es lo que te aparta del Pleno Bienestar? ¿Vas en dirección a la Vida o te mueves en la dirección contraria?

Programa “Abriendo Nuevos Caminos hacia tu Bienestar”

Ni siquiera te has dado cuenta en que momento empezaste a resistirte a “lo que es”, pero ocurrió un día y sin darte cuenta la vida se volvió cada vez más gris. Si te resistes a una fuerza tan grande como el cambio, que va de la mano de la vida, lo único que obtienes es cada vez más dolor, más frustración y más miedo.

¿Quieres saber si estás moviéndote hacia en la vida? Es facil: comprueba el nivel de tu alegría.

Algunas personas hacen comprobaciones externas: lo que consiguen, lo que tienen y lo que planean obtener.
Y suponen que esas cosas son las que dan la medida de su compromiso con la vida y de la vida con ellos.

Pero no hay nada como la falta de alegría de una persona para que quede claro que algo no anda bien, independientemente de los tres factores anteriores.

Lo que a muchas personas les cuesta comprender, y a algunas personas les gusta como concepto pero no llevan su vida por ese camino, es que la vida no pasa por fuera de nosotros sino por dentro.

Pero… ¿cómo reconocer cual es el nivel de alegría adecuado?
Tengo que decirte que si esta es tu pregunta, estás en problemas…
Recuerda cuando eras niño y te lo pasabas bien. Y no me refiero a reirte con esa risa histérica de los adultos sobrepasados por las circunstancias que se permiten algunas copas de más para soltar algo de lastre.
Me refiero a vivir con alegría .

He escogido la palabra alegría porque está mucho más en el presente. La alegría es ahora.
La felicidad, palabra que tanto nos gusta, requiere planes de futuro y control de la realidad.

¿Cuándo fue la última vez que te has encontrado cocinando, haciendo el amor, conversando con una amiga, o trabajando… con una sensación delevedad y alegría natural y casi infantil?

La palabra alegría proviene del Latín alacris (que salta de gozo y nada le perturba)… ¿cuánto hace que no te sientes así?

No hay nada como hacer esa comprobación para que uno pueda darse cuenta hasta que punto se ha alejado de su verdadera naturaleza.
¿Acaso alguna vez has visto un niño pequeño que se mantenga sin alegría durante varios meses?
Claro que no…

Nos toma varios años estropearlo todo de tal manera que perdamos por completo la alegría de vivir. Y cuando lo hacemos, le llamamosser adultos, o tener muchos problemas, o ser realistas

Pero ahora te voy a animar a hacer una reflexión.

Si ser adulto o ser realista es perder la alegría de vivir ¿en que medida compensa?…

Ahora mismo me parece ver el rostro de algunos lectores que dirán: “Ya… pero no se puede ir por la vida dando botes como un niño…” Y es cierto… al menos cierto modo…

Pero ahora yo voy a ser realista sin amargarme la vida y te voy a hacer la siguiente pregunta: ¿en serio crees que los niños no tienen problemas ni frustracion alguna? Porque yo recuerdo bien que vivir en un mundo de adultos no era nada fácil… 
Y la segunda cosa es: Efectivamente: no se trata de ir dando botes como un niño. Pero sí se trata de ir dando botes ¡como un Adulto!

No sé en que momento de la vida hemos caído en la cuenta de que adulto era sinónimo de inflexibilidad, amargura, y sequedad interior

No sé en tu caso, quien era el ejemplo del adulto adecuado que decidiste emular.

Pero ahora tu puedes comprender que es innecesario, sean cuales sean las circunstancias, seguir ese modelo… y pasar al siguiente nivel en tu crecimiento personal.

Ahora tu puedes escoger ser un adulto maduro, feliz, flexible, creativo, fuerte, y empático.
Y cuando seas todo eso empezarás a construir una vida desde la alegría y la fuerza.

Y en ese momento, sin duda, habrás encontrado el Pleno Bienestar

¡Que tengas un feliz presente!

 

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*