Por qué no todas las personas pueden ser maestros del Método Reiki

Muchas veces me  preguntado si todo el mundo puede ser maestro de Reiki… y sinceramente desearía con todas mis fuerzas poder asegurar que sí. Pero estaría mintiendo.

La realidad me demuestra que por mucho que me esfuerce, la mayoría de las personas soñarán con ello para luego olvidarlo, algunos avanzarán lo suficiente como para ayudarse a sí mismos con todas las herramientas posibles pero sin pensar demasiado en la ayuda a otros… y sólo muy pocos querrán ser maestros de Reiki luego de algún tiempo. Y de entre esos pocos, la mayoría se detendrán al comprender el fuerte compromiso que conlleva la maestría.

Cuándo empecé a transmitir el Método Reiki rápidamente comprendí que iba a sufrir muchos disgustos si no tomaba contacto con la realidad lo antes posible. Como maestra reciente y “en prácticas” preparé mi primer Seminario Shoden (Nivel I del Método Reiki Usui Tradicional) con mucho amor y respeto, y dediqué todo el primer año a ofrecerlo. Llegué a pensar que sería una maestra que sólo ofrecía el Nivel I… porque me sentía tan comprometida que no podía imaginar que llegaría a trabajar con niveles superiores.

terapias gratisDe esto ya hace mucho tiempo, y poco a poco fueron los mismos alumnos que fueron pidiéndome otros niveles, y sin darme cuenta fuí adentrándome primero en el Nivel II… y cuatro o cinco años más tarde ofrecí mi primer Shinpiden A (Nivel III del Método Reiki Usui Tradicional), llena de preocupaciones e inseguridades… porque no sabía si podía estar segura de hacer bien mi labor en un nivel que es el inicio de la maestría.

Pero a lo que iba: en los primeros tiempos en que tenía online mi vieja página, a menudo me contactaban personas que querían saber el precio del Nivel I, para en el siguiente correo preguntarme el precio de todos los demás niveles, porque querían ser maestros de Reiki.

Yo vivía entonces aquellas consultas con rubor, y hubo de pasar mucho tiempo antes de que dejara de sentirme ofendida por la forma superficial en que se trataba un método de trabajo interior tan honorable, tan hermoso y tan lleno de sabiduría.

Les decía entonces:

– “Mejor haz el Nivel I… y luego ya vas pensando en los pasos siguientes. Reiki no se puede hacer con prisas“.

Imagino que esto me hizo perder muchas oportunidades de obtener beneficios económicos… pero por fortuna mi enfoque de la vida y del Método Reiki no se basan en ese tipo de beneficios.

Hoy, habiendo iniciado a varios cientos de personas, con frecuencia me siento feliz y agradecida por mi terquedad y mi inflexibilidad en este asunto.

Sobre todo al ver que algunos de los Shoden y Okuden que he formado con tanto mimo, por sí mismos se alejan de la simplificación y me buscan para avanzar porque saben que nunca cedería ante un capricho que no les hará avanzar…. ni será de Buena Ayuda para nadie más.

Algunos de aquellos alumnos con prisas comprendieron rápidamente el verdadero espíritu del Método Reiki: en la universidad puedes, si tienes el tiempo, el dinero, el umbral de resistencia al estrés y el coeficiente intelectual, simultanear años o incluso carreras.

 

Con el Método Reiki no puedes hacerlo, porque avanzar dentro del Método va a depender de tus comprensiones, y no de la información que consigas acumular en tu cabeza. (Sobre este tema puedes ampliar más en el artículo: “Honrar el Método Reiki: Iniciación sin comprensión no es suficiente” que puedes leer pinchando aquí)

Es importante que se deje muy claro que el Método Reiki no es solamente una iniciación: es también una guía para reestructurar tus creencias sobre ti misma, sobre la vida, sobre las personas que te rodean. Es un camino para la libertad y la autonomía.

Entonces, un Maestro de Reiki debería ser alguien que ha obtenido esa libertad y esa autonomía.

Debería ser un iniciado que ha aceptado el compromiso de poner la Buena Ayuda por delante de todo lo que forme parte de su vida: ofrecer cursos de Reiki no ha de ser un recurso del ego para darse importancia… sino que el maestro es una herramienta al servicio de las personas que buscan avanzar en su desarrollo interior.

 

Por ejemplo, un Maestro de Reiki debe tener la capacidad de cancelar un seminario si nadie se ha apuntado, y no ceder a la tentación de llenarlo de alumnos sea como sea. En mi opinión esto es importante.

En el Método Reiki como en ninguna disciplina, se puede apreciar muy bien como el trabajo bien hecho trae a los alumnos a los seminarios. Sin demasiado esfuerzo… simplemente llegan. No es necesario hacer demasiado ruido, un trabajo comprometido, sereno, honesto y generoso da frutos rápidamente y los alumnos simplemente aparecen.

A menudo vienen a mis seminarios de Reiki Sistémico® personas que ya han sido iniciadas con otros maestros. manos abiertas

Algunos se quejan de no haber entendido demasiado en sus otros cursos, y quieren reciclar conmigo.

 

Entonces mi primer paso es explicarles que de nada vale hacer un curso con otro maestro si no se honra al anterior.

Y que si piensan encontrar en mi la oportunidad de criticar al maestro, deben comprender que mi honra a todos los maestros de Reiki es profunda e innegociable.

Y que en ese camino no le podré ayudar.

 

Y solamente acepto en mis grupos a aquellos iniciados en los que puedo apreciar un verdadero respeto por sus maestros y por el Método Reiki.

Voy a ser sincera contigo: yo sinceramente no sé si soy una buena profesora del Método Reiki.

Tampoco sé como llegué hasta aquí, y como fue posible que tantas personas confiaran en mi para despertar a la energía.

Pero lo que sí sé con seguridad es que la ética para mi es algo fundamental y que constantemente estoy atenta a transmitir la importancia de esta ética profunda.

 

Entonces si me preguntas si todas las personas pueden ser Maestros de Reiki te diré que sí y no.

Y no lo haré por ambigüedad, que te quede claro.

Diré que sí porque hipotéticamente todas las personas pueden hacerlo todo, soy una firme defensora de esto, y a esta altura de mi vida tengo muy pocas ganas de modificar esta creencia… que además ha sido elegida por mi de forma muy consciente.

Pero te diré que no porque la experiencia, trabajando con tantas personas como trabajo cada día,  me muestra que aunque a las personas les guste ayudar, y sueñen con sanar el mundo… la gran mayoría de las personas no tienen disponibilidad para tumbar la dictadura del ego, la esclavitud del apego, y para no renunciar a la libertad y a la autonomía por ningún concepto.

En mi opinión creo que hay dos claves importantes para que alguien pueda actuar como transmisor del Método Reiki.

La primera es que creo que el maestro debe poder decir “no estás preparado” aunque no tenga dinero para comer o pagar la hipoteca.

Y la segunda es que los Maestros de Reiki realmente comprometidos, ni siquiera suelen creer en absoluto que la maestría existe.

Es así de sencillo.

 

Y así es como vivo y transmito a través de Reiki Sistémico®, esta misión, esta oportunidad y este compromiso con la Buena Ayuda que nos ofrece el Arte del Reiki.

 

Espero que sirva.

Que tengas un feliz presente.

 

Pilar Rodríguez-Castillos*

 

FLECHADescubre aquí todo lo que necesitas saber sobre Reiki Sistémico®

Un comentario

  1. Leticia
    22-09-2015

    Aunque es difícil cuando en la mayoría de las escuelas sólo se interesan en que puedas cubrir la cuota y así te dan nivel tras nivel. Entiendo el honrar a los maestros, como debes honrar a todo mundo, pero esa actitudes hacen que te cueste más trabajo, porque desde ahí no te enseñan la humildad y amor que necesitas para transmitir ese amor a tu paciente, gracias por crear conciencia con tu artículo, me encantó! 

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*