Cumplir tus sueños: “¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?”

Helen Keller, la escritora y activista americana, se hacía esta pregunta del título “¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?” 

Siempre me ha resonado profundamente todo lo proveniente de esta mujer, pero esta mañana sorpresivamente me mostró el camino para una reflexión que me gustaría compartir contigo.

helenkeller

Está claro que todas las personas tienen sueños. Sueños hermosos que a todos sin excepción les gustaría hacer realidad.

Sin embargo la vida parece no premiar a todos por igual.

¿Qué es lo que hace la diferencia?

Las personas tienen la capacidad de hacer realidad sus sueños.

Si tienes dudas sobre esto te animo a ver la biografía de la misma Keller, librepensante, sordociega y mujer (no sé que habrá sido mayor interferencia en su tiempo, pero me cuesta decidirme).

He visto mujeres con muchas menos dificultades a todos los niveles, desperdiciar su vida, a pesar de ser inteligentes, guapas y fuertes.

Siempre me ha interesado comprender los patrones profundos que impulsan cada movimiento de cada persona.

El caso es que cada persona es un mundo, y que comprenderlo todo es algo que requiere no sólo de información, sino de un cierto nivel de entrenamiento.

 

¿Por qué una persona que inicialmente ha tenido determinadas capacidades y potenciales no ha podido construir una vida que resonara con su propia esencia?

 

Constantemente me encuentro con personas que no saben como hacer cristalizar sus sueños, pero cuyos sueños son realistas y hermosos.

No le están pidiendo a la vida ninguna locura: un poco de estabilidad, amor, un entorno armonioso, una actividad que les haga sentirse realizadas. Pero esto se les niega.

Hace poco una mujer de más o menos mi edad me decía:

“Siempre estoy luchando. Nunca me rindo. Pero aún así no me siento bien en mi vida”. La pregunta que me vino inmediatamente fue: “¿Contra quién?”. Y se la solté.

Me miró descolocada y balbuceó que no comprendía mi pregunta.

Así que la repetí:

“¿Contra quién luchas? ¿Quién es tu enemigo?”

Entonces se mostró desconsolada  y luego de unos segundos respondió:

“No lo sé. Sólo sé que nadie me apoya y me siento demasiado sola con todo”

Hablamos entonces un poco sobre su vida y llegamos juntas a la conclusión de que internamente todo se reducía a sentirse apoyada, reconocida y valorada.

Y que su verdadera lucha no era realmente por sus sueños, sino por alcanzar esa valoración y esa aceptación.

Pero aquí lo que realmente estamos haciendo es reflexionar sobre “alcanzar o no alcanzar tus sueños”.

 

¿Por qué algunas personas se pierden en luchas distractoras y entretanto se alejan de sus vida soñada, pero no lo saben reconocer?

 

Esto es sencillo de explicar… y de hecho es sencillo de resolver, siempre que tengas las herramientas para hacerlo.

La clave es la siguiente: hacer realidad los sueños no tiene nada que ver con luchar, tiene que ver con crear.

Y para crear es necesaria una fuerte y muy estable independencia interna.

Muchas veces he visto como las personas hablan con actitud crítica de ciertos artistas o personalidades destacadas porque eran díscolas, rebeldes, impredecibles, impetuosas y excesivas.

En esta crítica está la clave de las barreras que se interponen entre tú y tus sueños.

 

¿Cómo iba alguien a crear realidad siguiendo las estrictas normas establecidas?

Los creadores son independientes, y no sueltan sus sueños.

¿Quiere decir esto que hay que tener una vida desordenada y espectacular para cumplir tus sueños?

En absoluto, a menos que quieras ser el nuevo Picasso, la nueva Chanell, o la misma Pasionaria. La vida de las personas que co-crean suele tener un paisaje acorde a sus sueños.

Algunas personas, para llevar adelante una irrefrenable inspiración de cualquier tipo, necesitan enfrentarse a su época, a su sociedad, y renunciar a ciertos aspectos de su estabilidad en mayor o menor medida.

 

El beneficio que les reporta su apuesta es tan grande a un nivel interno, que a ellos indudablemente les compensa.

Pero la mayoría de las personas aspiran a mayor estabilidad, a menores conflictos, y a un nivel agradable de independencia y alegría de vivir.

Para eso no necesitas sacar la cimitarra.

Pero sí necesitas hacer una apuesta inteligente.

La base de esta apuesta, lo que define los resultados, es renunciar a las luchas y replantearse todo el tablero.

Y proponer un juego nuevo, con unas reglas nuevas, y unos participantes acordes a la partida.

Entre las reglas del juego es imprescindible que incluyas la posibilidad de tener que cambiar las reglas, y que consideres la posibilidad de perder y tener que volver a empezar.

Sin asumir esta parte no habrá nada que hacer por ti.

 

Lo que ocurre con las personas que tienen sueños y que no los alcanzan es lo siguiente:

  1. Se dejan llevar por distractores (queja, creencias limitantes, conflictos internos, consejos, opiniones…) y por eso no se mueven en el tablero.
  2. Están constantemente buscando un terreno seguro en donde si inician un juego, alguien les garantice que no pueden perder.
  3. Buscan a alguien que les preparare sus sueños y se los envíe a domicilio y sin costes añadidos. ^_^

 

El resumen es el siguiente: en realidad no necesitas luchar por tus sueños.

Necesitas definirlos y decidirte a hacer lo necesario para traerlos a tu realidad.

Para eso necesitas primordialmente independencia y perspectiva amplia.

Y te harán falta jugadores acordes a la partida, mucha paciencia y mucha perseverancia.

 

Y por último, y esto es muy importante:

No tener prisa.

 

Cuando tienes prisa es muy posible que no se trate de tu verdadero sueño.

Es posible que se trate de una proyección de la mente…

porque los verdaderos sueños son intemporales, resuenan con tu yo profundo, y sólo el hecho de construirlos nos llenan de fuerza y de una alegría verdaderamente extraordinaria.

No te lo voy a negar:

en ocasiones será duro, cansado, impredecible…

pero también, hay que decir lo demás:

si el sueño que quieres construir es realmente el que te corresponde por resonancia, será tope emocionante a todos los niveles.

 

Ciertamente, también habrá algunos momentos de decepción, en los que habrás de corregir el rumbo.

Sin embargo, seamos sinceras…

 

¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?

 

¿No crees?

Espero que sirva.

Que tengas un feliz presente.

 

Pilar Rodríguez-Castillos

nueva

Descubre AQUÍ los secretos de la Mujer Nueva

 

2 Comentarios

  1. David
    16-02-2015

    Hola Pilar,

    Un artículo muy interesante y una idea más interesante todavía: Se trata de crear nuestra vida. El problema aquí radica en que no nos damos cuenta de que vivimos encerrados en un mundo personal que hemos creado nosotros mismos (si, creado, aunque con ayudas, claro).

    Como bien apuntas en tu artículo, se trata de no dejarnos distraer por lo que no nos gusta y dedicar nuestras energía a crear la vida que queremos. Pero para ello, es necesario que sepamos bien que es lo que queremos, la esencia de lo que queremos. Realmente, ponemos muy poco trabajo en profundizar en esto que tan, tan, tan importante es.

    Eso si, poco a poco, cada vez más personas nos estamos dando cuenta de que algo no encaja y que la responsabilidad de cambiar las cosas, primero a nivel individual, es solo nuestra. Y cada vez hay más herramientas y ayuda (como la que tu ofreces) para acompañarnos en este trabajo.

    Es cierto que este es un blog principalmente para mujeres, pero en este caso, la visión masculina es igualmente válida, ¿no crees?

    Un abrazo

  2. Pilar Rodriguez-Castillos
    16-02-2015

    Hola David,

    Me alegra tu visita.

    Aunque efectivamente las seguidoras del blog del Liceo son en su mayoría mujeres, parte del trabajo que realizo está vinculado a una conciliación de lo femenino con lo masculino… así que por supuesto valoro mucho visitas como la tuya.

    Gracias por compartir con nosotras tus comprensiones.

    ^_^

    Pilar

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*