Mamá Pata y sus Patitos

Érase una vez una joven Mamá Pata

que tenía muchos patitos…

Eran sus primeros patitos, así que la Mamá Pata no tenía mucha experiencia… y tampoco recibía mucha ayuda porque por avatares de la vida se había quedado sola con sus patitos a la orilla del río.

La verdad es que la Mamá Pata estaba harta de ver como sus patitos no se ponían de acuerdo.

Unos querían ir al agua, otros querían ir al nido, otros se le escapaban para cualquier sitio… y algunos se escondían detrás de unos arbustos.

La pobre Mamá Pata, con su pobre experiencia, no daba de sí para intentar reunir a sus patitos. Les decía “cuac”… pero los patitos ni caso… y hasta parecía que las cosas empeoraban por momentos.

Si la Mamá Pata hubiera podido, se hubiera parado en la orilla del río a rascarse la cabeza, pero ni eso podía porque como sabes, los patos no pueden rascarse la cabeza por muy sorprendidos y confusos que se encuentren.

En cierto momento, como le pasa a cualquier Mamá Pata del mundo a la que sus patitos esten volviendo completamente loca, agobiada por el calor y el stress, decidió entrar en el río y nadar un rato para reflexionar sobre su terrible problema con su patitos.

Esto le vino de miedo porque al refrescarse un poco pudo despejar algo su mente de pata. Crecimiento Personal

Y una vez que se sintió mejor la invadió un terrible sentimiento de culpa!

¡Madre mía! ¡Qué locura había hecho!

¡Y ahora donde estarían y que sería de sus queridos patitos!!!

Rápidamente se giró para volver a la orilla… y no te puedes imaginar lo que se encontró.

Todos los patitos la seguían en hilera, muy educados y hermosos.

¡Inexplicablemente su problema estaba resuelto!!!

Moraleja: Puedes liarte a mirar como las circunstancias de tu vida te vuelven completamente loca, como los patitos del cuento… O puedes tomar acción como la Mamá Pata y ponerte en marcha

Descubrirás que cuando tomas acción, las circunstancias se ponen en hilera y te siguen,

porque ninguna circunstancia de tu vida es lo suficientemente autónoma como para prescindir de ti.

Así que cuando hay problemas en tu vida no te detengas a rascarte la cabeza… toma acción y ponte en marcha!!!

Una vez lo hayas hecho, todo se pondrá en orden.

^_^

Si quieres contactar conmigo la única forma es llamando al Liceo para pedir una sesión privada o participando en alguno de mis seminarios y talleres. Pincha aquí para entrar en el area de cursos o llama ahora mismo al Liceo. Estaremos encantados de ayudarte.

Que tengas un feliz presente!

Pilar

 

FLECHAPincha aquí para entrar en el área de cursos del Liceo