Llaves y Diamantes

La forma en que ves el mundo, tus circunstancias y tus posibilidades son reflejo de tu ambiente interior. Por eso es tan importante aprender sobre tu naturaleza energética: porque tu vibración tiene mucho que decir sobre tu ambiente interior.

Supongamos por un momento que tu vibración es la del miedo. Es un ejemplo al azar, pero que utilizo a menudo porque es fácil de identificar.
Todos conocemos ese miedo desproporcionado que se siente a veces ante una situación nueva o un momento de incertidumbre. Es el mismo miedo que nos acompaña desde el principio de los tiempos, cuando el mundo aún nos era más desconocido que ahora, y convengamos en que la mayoría de las veces es, como te decía desproporcionado.

Entonces, e despiertas por la mañana y la vida te parece gris, sientes que no tienes posibilidades y que preferirías seguir durmiendo. No te apetece hablar, y mucho menos tener que moverte hacia una rutina vacía que no te conduce a nada. Encima esas motas de luz que se desperdigan sobre el techo, reflejo de vaya a saber que cosa que entra por la ventana, te ciegan.
Sin ganas apenas de pensar miras el pestillo de la ventana con el ceño fruncido y piensas: Si lo hubiera cerrado bien anoche no me habría despertado esta luz tan desagradable.
Vuelves a cerrar los ojos para dormir cinco minutos más, das un par de vueltas, pero ahora sientes una presión a la altura del estómago.
Es angustia pero tardarás en darte cuenta, piensas… “ya está el estómago dando la lata”. Te sientes enfadada, pero decides levantarte y hacer algo para no pensar en todas estas sensaciones tan feas.

¿Conoces estas sensaciones o algunas similares?

Ahora te levantas, te refriegas los ojos, te metes en el baño, te miras al espejo y dices: “vaya cara, está claro que necesito descansar”.
Sales del baño, te vas a la cocina, te preparas un café…. y el resto ya lo sabes. Arrastrar todo el día esa frustración, ese enfado, ese vacío interno… fingiendo que está justificado por la situación, por las circunstancias de tu vida, y por la alineación de las estrellas.

Imagino que has tenido días así. Yo también los he tenido. Sólo que yo he aprendido, como muchas otras personas, a dejar de vivir así.

Entonces ahora te voy a contar lo que pasa cuando tu vibración es buena.

Te has ido a dormir a una hora adecuada porque respetas tu cuerpo y sabes que el descanso es crucial para afrontar el día sin malestares físicos. Así que te has cogido un libro, que habías elegido especialmente pensando en leer una páginas antes de dormir, por lo que su temática es agradable y te ayuda a desconectar por completo de las circunstancias y la situación.
Como estás cansada, una vez que empiezas a leer te empiezas a relajar y como la lectura es fácil, agradable, enriquecedora… pronto estás leyendo con una gran sonrisa interior.
Has desconectado y eso es bueno porque ya durante la lectura empieza tu descanso: se activa tu imaginación, y todo tu cuerpo sintoniza con esa lectura (imagina que estás leyendo “El Principito” o “La novena revelación”, o “VIvir en el Alma”…).

Finalmente te quitas las gafas, dejas el libro abierto sobre la mesilla, apagas la luz y te dejas mecer por Morfeo.

Cómo has dormido suficientes horas te despiertas antes de que suene el despertador. La luz del sol está empezando a entrar por la ventana, que anoche se te olvidó cerrar. ¡La visión es maravillosa! El techo está sembrado de pequeños diamantes, y es tan bonita la visión que te quedas un instante mirándo el techo con una sonrisa infantil y adormecida.
La primera palabra que te viene a la cabeza es:… ¡Diamantes! … y te sientes rica, afortunada… ¡Te despierta una lluvia de diamantes! ¿De dónde vendrán?
Entonces tu mirada se va hacia el pestillo de la ventana… y allí, todavía un poco dormida, te das cuenta de que el pestillo parece una llave antigua.
Y el pensamiento que te viene es…

¡Claro! ¡Es que he dejado el cofre abierto! . Y te ríes como una niña.

Entonces te sientas en el borde de la cama y te estiras, sonriente. Te vas andando alegremente al baño sin que la sonrisa se borre de tu cara, y al mirar el espejo ves a una persona descansada, sonriente, rica, llena de fuerza.

Es el mismo día desde dos perspectivas diferentes.

¿A cuál de los dos te apuntarías? ¿A tu mañana o a la mía?

^_^

Espero que sirva…

Que tengas un feliz presente.

¿Te gustaría conocer a Pilar? Asiste a una de sus charlas gratuitas en el Liceo de Estudios sobre disciplinas de la Energía. Pincha aquí o en el botón rojo de abajo para saber la fecha de la próxima charla gratuita y consigue una invitación VIP por ser suscriptor del Boletín.

[symple_button color=”red” url=”http://www.senderoreiki.com” title=”Visit Site” target=”blank” border_radius=””]Pedir Invitación VIP[/symple_button]

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*