Reiki Sistémico®: La realidad, un laberinto de espejos

Hace algunos años estaba de viaje en Orlando visitando Disney World y me paré en una gasolinera a comprar un refresco y algo de comer.

A pocos metros de la cafetería había una pequeña casa de madera que no tendría más de dos metros por dos metros y tenía un cartel que ponía “Mirror Maze”.

Tenía dos puertas, algo que era ridículo por el tamaño de la cabañita.

Y un cartel explicaba  que si conseguías salir por la otra puerta no pagabas tu compra.

Siempre he tenido un cierto punto juguetón así que pagué la entrada y me metí.

maze

A pesar de ser diminuto, fue un laberinto de espejos del que me costó al menos, para mi humillación, unos veinte o treinta minutos salir.

Constantemente me golpeaba contra mi propia imagen.

Al final iba muy despacio, por miedo a darme contra los cristales.

Hasta que en un momento estiré la mano, empujé, y… ¡ había dado con la puerta!

-¡Bingo!

 

¡Estaba eufórica!

 

Pero cuando sentí el aire del exterior en la cara también vi la cara de mi aburrido acompañante, que no se había movido de su sitio esperándo que terminara con la tontería.

 

Ni siquiera conseguí atravesar la puñetera casita de lado a lado.

 

Menuda humillación.

 

Mira.

 

Además de perder dinero y tiempo, y sentirme un poco estúpida, tengo que decir que pasé un poco de miedo.

Dentro de la casa  se me olvidó por completo el hecho de que estaba en un caja de dos por dos y que no había realmente nada que temer.

 

Pienso que si hubiera cerrado los ojos y me hubiera dejado llevar por mis manos como si estuviera ciega posiblemente habría tenido más oportunidades de atravesar el laberinto.

Pero yo me empeñaba en mirar todos los reflejos, que estaban planteados estratégicamente para confundirme…

Y esto hizo que perdiera por completo la noción del espacio y de la realidad.

Pues eso es lo que sientes cuando tu sistema energético está desequilibrado.

Te sientes perdido en un laberinto de espejos.

Cuando una persona llega por primera vez a mi consulta trae unas creencias sobre la realidad muy concretas.

Suele llegar por regla general, enredada en su propio laberinto.

La experiencia me ha enseñado que la realidad del primer día pronto tendrá otro rostro diferente.

El desequilibrio del sistema energético hace que la percepción de la realidad no sea constante.

Una persona puede sentirse sola y triste y luego de algunas sesiones puede pasar a ver su soledad como una afortunada situación de independencia…por ejemplo.

Me interesa que comprendas que:

la energía, cuando no está equilibrada hace que sintamos dolor por cosas que realmente no tienen la menor razón para provocarlo.

También nos hace sentir adecuados cuando estamos fuera de nuestro lugar.

Y nos hace sentir miedo… cuando en realidad no hay nada que temer.

Algunas personas quieren aprender el Método Reiki para que les cambie su realidad.

 

¿Funcionará?

 

Si estás preparada para aceptar que la realidad es moldeable… entonces te diré que sí.

Si piensas en Reiki como una fuerza externa que modifica el guión para ti… entonces te diré que no.

Te lo explico mejor. laberinto

Imagina que quieres colgar un cuadro.

Tienes el cuadro, un martillo, y un clavo.

Ahora te sientas, te pones un café, y enciendes la tele.

¿Cuanto tiempo crees que tardará el cuadro en quedar colgado?

Efectivamente.

Puedes morirte esperando porque el cuadro no se colgará solo.

Con los métodos de desarrollo personal, como el Método Reiki, pasa lo mismo.

Se trata de aprender, comprender… y actuar.

Así es como tú, en cada autosesión que te ofreces, empiezas el cambio.

 

Dejas de sentir ese miedo, ese enfado, ese dolor…

Cambia tu paisaje.

Y cambia lo que proyectas hacia el exterior.

Pero Reiki por sí mismo no cambia nada.

Lo que hace es darte una plataforma, una referencia sensorial, herramientas.

Lo que hace es darte claridad para que puedas ver donde pisas.

Para que reaprendas el camino.

Para que mirar hacia adentro sea fácil.

Y para que mires fuera con tu mirada más ancestral y más sabia.

Podemos ahora extrapolar esta explicación a “Mirror Maze”.

Cuando tu sistema energético está desequilibrado te sientes perdida en un laberinto de espejos.

Sientes miedo, confusión y enfado.

Te sientes vulnerable y pequeña.

Y lo peor:

te llegas a sentir sin salida.

Lo que hace el Método Reiki es hacer desaparecer el laberinto, y dejarte a solas frente a la imagen más nítida de ti mismo que hayas podido observar en mucho tiempo.

El Método Reiki es como la herramienta que hace desaparecer los espejos de la casa mágica… y no tienes más que dar un par de pasos  para recoger el premio.

Que es la Vida, la Realización… el bienestar interior.

No hay ningún truco.

Es un Método de gestión de tu paisaje interior.

Como tal te guiará para que puedas “ver”…  y para que la realidad deje de ser una lucha para convertirse en un viaje de placer.

Es así de fácil.

Pero hay que actuar, no te puedes poner a esperar para que pase.

¿Comprendes?

Espero que sirva.

Que tengas un feliz presente.

Pilar Rodríguez-Castillos

FLECHAPincha aquí para saber más sobre Reiki Sistémico®

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*