La inutilidad de aferrarse a la juventud

Cada día que pasa estamos cambiando. Aferrarse a la juventud es intentar controlar lo incontrolable. El paso de la vida no se puede evitar y la juventud es una etapa como lo son la niñez, la pubertad y la adolescencia.

No nos aferramos a la adolescencia porque es conflictiva y en muchos casos dolorosa. No nos aferramos a la niñez porque un adulto que actúa como un niño suele dar una imagen ridícula. Tampoco queremos ser viejos antes de tiempo porque nadie quiere ser una persona mayor con sus achaques, la posible dependencia y la triste soledad que se le presume.

La juventud en cambio nos garantiza el vigor, la belleza, la frescura, en ciertos asuntos ese punto de ingenuidad. Cuando somos jóvenes somos atractivos y deseables y gustamos a todo el mundo. Todo el mundo quiere ayudarnos a avanzar, todo el mundo se preocupa por nosotros , todo el mundo disculpa nuestros errores porque somos jóvenes.

Para las mujeres ser joven tiene un significado añadido: las mujeres mayores nos volvemos invisibles. No le interesamos demasiado a los hijos, ni a los maridos y los padres están demasiado ocupados con sus propios problemas o disfrutando de sus nietos. Ser una mujer a partir de los cuarenta es realmente solitario aunque yo pienso que realmente puede ser una bendita oportunidad de reencontrarse consigo misma.

Pienso que es necesario observar como todas las personas que se aferran a la juventud están verdaderamente angustiadas con su aspecto: van al gimnasio, a la peluquería, si pueden al cirujano plástico…gastan mucho dinero y mucha energía en parecer lo que no son. Y lo triste del caso es que no engañan a nadie, ni siquiera se engañan a sí mismas… pero el colmo de todo es que dedican tanto tiempo a su aspecto exterior que abandonan por completo su aspecto interior.

Tomad nota de lo que voy a decir: no conozco ninguna persona interesante que esté todo el día intentando parecer joven. Casi todas las personas interesantes que he conocido asumen que madurarán, envejecerán y un día morirán. Así que destinan su tiempo a disfrutar de sus afectos, de sus pasiones e intentan convertir su propia vida en algo en mayor o menor medida útil.

Aquellas personas que se resisten a envejecer lo hacen porque tienen miedo al cambio. Esto es algo muy natural en los seres humanos…pero es un miedo sin utilidad alguna. Es un miedo a largo plazo: un miedo interminable. Un proceso interminable de resistencia a lo inevitable. Creo que se hace necesario comprender que es imposible detener el proceso y que sólo el hecho de intentarlo conlleva la inversión de casi todo nuestro tiempo y energía…para un proyecto destinado al fracaso desde el principio.

Cuando te encuentres frente al espejo analizando los detalles de tu deterioro natural, mira hacia adentro. Con los años nos volvemos más hermosos por dentro. La juventud da muchas cosas pero cuando somos jóvenes carecemos de muchas cosas también. No hay ningún problema en rendirse ante el paso del tiempo.

Creo que hay dos maneras de verse hermoso: parecer un muñeco de cera o irradiar alegría y belleza interior. Luchar contra el proceso natural no sólo es inútil, es perjudicial porque nos aleja del verdadero fundamento de nuestra vida que es ser lo más sabios y felices posible. Y si hemos de luchar para perder aún sabiéndolo es bueno asumir que por mucho que nos pongamos guapos se nos percibirá amargados y frustrados. Nadie puede ser feliz llevando adelante una cruzada solitaria y absurda.

Así que piensa en esto: sea lo que sea lo que la vida nos ponga por delante no deberíamos olvidar la siguiente frase de Mateo Alemán: “La juventud no es un tiempo de la vida. Es un estado del espíritu”. Quizás quieras pensar en ello…

Que tengas un feliz presente.

Pilar Rodríguez-Castillos

¿Te gustaría tener una sesión privada gratuita con Pilar? Pincha aquí o en el botón de abajo y descubre como conseguirla fácilmente:

[symple_button color=”red” url=”http://www.senderoreiki.com/sesion-gratuita/” title=”Visit Site” target=”blank” border_radius=””]Sesión Evaluatoria Gratuita[/symple_button]

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*