La Crisis de Sanación

Hablar de Crisis de Sanación con una persona que jamás ha recibido una sesión de Reiki  conlleva muchas veces un considerable riesgo de asustarle. La mayoría de las personas no se sienten cómodas hoy día con la palabra “crisis” y la perciben como algo dramático y difícil de sobrellevar. Verdaderamente en contadas ocasiones esto es así, y en mi opinión cuando ocurre… casi siempre es responsabilidad del maestro o terapeuta.

Es fundamental que esté muy claro para el alumno que no es posible hacer en ti un trabajo más profundo del que tú estés dispuesto a asumir. Reiki es un trabajo de dos: yo canalizo la energía y tu decides que hacer con ella.

Desde luego que todo esto es un proceso subconsciente pero asi es como ocurre: yo actúo como canal y te proporciono la energía que necesitas para tu trabajo de evolución.

Mi voluntad no cuenta para nada. Yo podré guiarte en el proceso pero no puedo intervenir en él a nivel energético.

La crisis de sanación es ni más ni menos que una aceleración de la evolución combinada con una resistencia inconsciente al cambio.

Ocurre en todas las terapias, especialmente en las terapias que cambian la vibración del consultante o participante: en las los cursos y talleres del Método Reiki, en el trabajo individual, en las Constelaciones Familiares

Te pondré un ejemplo sencillo:
Vamos a imaginar que vienes a mi consulta porque te sientes triste aunque no sabes por qué.

Incluso manifiestas no tener razones para esa tristeza porque tu vida es perfecta tal como está.

Tienes una familia maravillosa, un trabajo bien remunerado, unas comisiones generosas, un entorno laboral armónico y un jefe comprensivo, viajas con frecuencia, vives en una bonita casa, tienes un atractivo innegable…
Sin embargo en tu interior persiste esa tristeza que es llevadera…pero que pone barreras a tu plenitud.

Entonces damos una sesión de Reiki … y al finalizar tú sientes la tristeza ha desaparecido y sientes incluso una suave euforia.
A lo largo de los dos o tres días siguientes sigues sintiéndote así pero de pronto empiezas a perder esta sensación y la antigua tristeza vuelve a presentarse sin motivo, e incluso aparecen unos deseos de llorar.

Y lloras sin saber por que lo haces.

Luego te calmas y te sientes mucho mejor y la tristeza ha desaparecido por completo.
Has tenido tu crisis de sanación y has resuelto tu problema, al menos por el momento.

Esto es un ejemplo ficticio desde luego…porque las personas solemos ser mucho más complejas que esto. Cuando hablamos de personas reales, lo que ocurre es que en la mayoría de los casos se presenta una variable muy molesta que son las resistencias.
Ahora imagina esta misma situación, pero agreguemos una resistencia.

Digamos que a ti no te gusta llorar y tienes por costumbre evitar el llanto sea como sea.En este caso no llorarás por profunda que sea la angustia que sientas.

Comprimirás ese deseo de llorar, y como tu vibración actual intentará desplazar esos sentimientos hacia fuera sentirás desconcierto y enfado por no tener el control. Intentarás pensar en otra cosa o me llamarás a la consulta para que te de Reiki y te quite esa sensación horrible de angustia.

Y entonces tu crisis de sanación será más difícil de sobrellevar debido a tu enorme resistencia a hacer algo tan sencillo como llorar para eliminar la angustia.

Ahora imaginemos que haces varias sesiones y durante una de estas sesiones aparece un pensamiento inesperado que te recuerda una asignatura pendiente en tu vida.

Es algo que disfrutabas mucho haciendo pero que has dejado abandonado para construir tu actual vida perfecta.

Entonces de pronto sientes una emoción tan fuerte al darte cuenta de la pieza del puzzle que te faltaba que finalmente dejas caer tus resistencias a soltar, y expresas tus emociones en medio de la sesión durante varios minutos hasta sentir alivio.

Es importante que veas que tarde o temprano esto iba a ocurrir, con o sin Reiki.

Pero mediante las sesiones de Reiki has acelerado un proceso que en otro caso te podría haber llevado diez o veinte años, y eso también implica que al ser un proceso más intenso, también le aplicarás una resistencia mayor… lo que garantiza una experiencia muy incómoda para ti.

También es importante que te des cuenta de que hay tantos tipos de Crisis de Sanación como personas y que en teoría es imposible prever el grado en el que se presentará en cada.. y por eso el maestro o terapeuta ha de tomar medidas precautorias tanto en los cursos como en la consulta… y mantenerse disponible para ofrecer la guía o asistencia necesaria.

Adicional a esto, un maestro o terapeuta experimentado comprenderá las resistencias del paciente nada más tener una breve conversación con él… y le preparará para enfrentar una posible crisis de sanación evitando en todo momento asustarle o condicionarle.

(A lo largo de mi experiencia ofreciendo cursos y sesiones, mediante una cuidada preparación, he conseguido reducir al mínimo estas molestias, y aún así establezco un compromiso ad eternum con mis alumnos para cualquier eventual movimiento de la energía que pueda hacerles caer en un proceso de crisis).

Para finalizar: es interesante tener en cuenta en todo momento que la mayoría de nosotros solemos tener muchas más resistencias que en este caso supuesto, porque por naturaleza a la mente humana no le gustan nada los cambios.

Por eso es muy importante comprender lo antes posible que la mente no debe gobernar nuestra vida, y en lo que se refiere a la crisis de sanación es importante comprender que todos los cambios incluyen un periodo de resistencia, y de cierta revolución interior … hasta que integramos lo nuevo

Y que con el apoyo adecuado, no hay nada que temer y mucho que anhelar de este proceso maravilloso, que te abre el portal hacia tu Pleno Bienestar.

Espero que esta explicación te sea de utilidad.

Si tienes alguna duda puedes escribirme y puedes contar con mi respuesta que intentaré ofrecerte a la mayor brevedad que me sea posible.

 

Por tu Pleno Bienestar…

¡Que tengas un feliz presente!

 

Pilar Rodríguez-Castillos*