Integrar todos tus rostros

A veces, a lo largo de la vida, frente a la pregunta de quienes somos en realidad tenemos deseos de escapar. Sabes que tienes deseos de escapar porque tachas a la pregunta de ser una tontería, o porque inmediatamente diriges la atención a cualquier cosa que te pueda sacar del paso.

Si te ves reflejada en esta situación, es posible que lo que te esté ocurriendo sea que has perdido el camino hacia ti misma.

Solemos utilizar distintas máscaras para la vida: una para los padres, otra para los hijos, otra para la pareja, otra para un grupo de amigos… otra para el jefe…. y otra por ejemplo para los compañeros de trabajo.

En la mitad de la vida llega un día en que no sabes como te ves sin máscara.

Y entonces por precaución siempre llevas una sobre tu rostro.mascaras 2

Sin embargo tú eres quien eres, te pongas la máscara que te pongas…

“Uno sólo es lo que es”, y no hay ventanilla de devolución para nuestra naturaleza.

¿Comprendes?

Mi invitación hoy es para que te quites todas las máscaras, y te mires tal como eres.

Y aceptes que eres quien eres, y nadie más.

 

Si el “pero” que tienes para hacerlo o no hacerlo es como se lo tomarán los demás… quizás quieras reflexionar sobre las máscaras de los demás.

¿Vas a seguir cubriendo tu rostro para complacer a las máscaras que cubren los rostros de los otros? ¿O vas a decidir vivir tu vida, ser quien eres, y aceptar que algunos lo entenderán y otros no… y que no pasa nada?

Prueba durante una semana, no es demasiado si lo piensas. Y luego si quieres, me puedes escribir para contarme tu experiencia.

Creo que este experimento te puede dar mucha fuerza.

Espero que sirva

Que tengas un feliz presente!

Pilar Rodríguez-Castillos