¿Estás en modo invisible? Yo te veo: ahora hace falta que te veas tú

Programa “Abriendo Nuevos Caminos hacia tu Bienestar”

 

Con frecuencia veo llegar a nuevas pacientes mujeres diciéndome que sienten desorientadas en la vida, y que no saben bien cuál es el siguiente paso que deben tomar. Están entrando en esa etapa crucial en las mujeres aprendemos una nueva manera de interactuar con el mundo. Lo que yo llamo el modo invisible.

Estar en modo invisible es una sensación poco recomendable, pero que tarde o temprano una mujer de mediana edad va a experimentar a menos que haya dado ciertos pasos previos.

Nadie te advierte cuando eres joven que esta etapa llegará… o mejor dicho: todos los elementos para verlo están al alcance de tu mano, pero cuando las mujeres somos muy jóvenes estamos tan embriagadas por la forma en que se nos mima a causa de nuestra frescura , atractivo y fuerza vital que nos volvemos ciegas ante esta evidencia.

A nuestro alrededor las mujeres de la generación de nuestras madres y abuelas van camino a ser invisibles o ya lo son hace tiempo, y ahora disfrutan de la parte de vida que les insufla contemplar la fuerza, la juventud y la espectacularidad de la vida recién estrenada de sus hijas y sus nietas. Pero la mayoría de ellas, sobre todo me refiero a las generaciones que han vivido el poderío de su juventud antes de los setenta, han vivido o están viviendo este dolor del olvido y intrascendencia en la más absoluta soledad e incomprensión.

De pertenecer a todo, pasas a no pertenecer prácticamente a nada… y esto sorprende, duele y ocasiona un miedo enorme que se incrementa con el paso de los años.

Para aquellas que le habían confiado demasiado a su carisma sexual llega el momento de tomar una importante decisión. Tendrán que optar por vivir en el dolor… o por encontrar una nueva dirección para su la vida, porque de lo contrario su fuerza interior menguará poco a poco a causa de haber perdido su principal fuente de motivación interna.

La gran mayoría de las mujeres que conozco optan por el dolor…y una pequeña parte muy selecta inicia una toma de acción. Pero la verdad es que realmente una de mil mujeres persisten en el trabajo interior hasta reconstruirse por completo.

Si tú perteneces a esa minoría que inicia el movimiento hacia la vida y no se rinde, entonces querrás saber que la gran mayoría de las veces este problema es sólo la puerta de entrada para descubrir algunos aspectos más profundos, que son los que realmente hay que solucionar, y además el cofre del tesoro que oculta la semilla de una nueva mujer, renovada y poderosa.

Pero hoy solamente quiero focalizarme en dos preguntas que no hace falta responder… y que es bueno que simplemente las leas con con tranquilidad.

  • ¿Qué es lo que se oculta detrás de una mujer que se ha centrado por mucho tiempo en su imagen exterior o en el atractivo de su femineidad?

 

  • ¿Qué es lo que espera ser descubierto detrás de tu miedo a dejar de ser la que supuestamente eras?

 

Existe una nueva fuerza, diferente y mucho más poderosa que la anterior… y ¡sin fecha de caducidad!

Es una fuerza que está disponible para ti en el momento en que tú estés dispuesta a echar el resto y a apostar por una nueva comprensión de la vida, y de tus circunstancias… en la que tu inteligencia, tu sensibilidad y tu creatividad se volverán valores en alza. 
Y para acceder a ella no es necesario que rompas con todo lo anterior: sólo es necesario que te reconcilies con algunos aspectos nuevos y antiguos de tu vida… y que a través de esa conciliación comiences a mirar tu Destino con pautas nuevas que te permitan recuperar la Alegría de vivir.

Como un efecto secundario esto aportará un nuevo sentido a tu atractivo en general, y a tu atractivo sexual en particular. Y si estás pensando que esto no es importante para ti, déjame decirte que no sólo te equivocas… sino que estás en verdaderos problemas.

Quédate con esto: vivir implica también una capacidad perceptiva que nos permita acceder completa e ilimitadamente a todo lo que la vida nos ofrece.

Párate a pensar un momento en lo siguiente: la vida nos honra con una variada oferta de sonidos, colores, sabores, aromas, y texturas provenientes de todas las áreas, físicas y espirituales, lúdicas y productivas, que hacen a la experiencia completa….

Entonces, para dejar de ser invisible necesitas reconectar con la vida y ver con nitidez todo lo que ella te ofrece, sin excepciones.

Necesitas mirar con una visión ampliada, desde tu nueva etapa, y aprender a focalizarte en todo eso sin perder detalle.

Mira: la vida es tremendamente abundante, y tú eres una mujer sensible, curiosa, fuerte, femenina y creativa… y si amplías tu mirada y te atreves a ver todas las opciones en el escaparate de la vida… podrás elegir.

Y recuperar la capacidad de elegir es importante. Es trascendente…

Porque en la posibilidad de elegir te aguardan dos tesoros que necesitas para alcanzar el Pleno Bienestartu libertad individual… tu poder para diseñar una vida justo a tu medida.

¡Adelante!

 

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*