¿Eres una Causa o un Efecto de tu vida?

Programa “Abriendo Nuevos Caminos hacia tu Bienestar”

 

Cada día llegan a mi consulta o a mis seminarios personas que dicen estar fuertemente comprometidas con su búsqueda de lo que me gusta llamar el Pleno Bienestar.

Pero la realidad es que sólo una pequeña minoría llega a mí con la consciencia de la fuerte apuesta interior que esto requiere .

La verdad sobre el crecimiento personal, y no nos vamos a andar con engaños que no conducen a nada, es que cambiar a la sintonía con la vida y moverse hacia el Pleno Bienestar, requiere una absoluta disposición al cambio, una considerable flexibilidad interior, mucha fuerza y generalmente no más de un par de tomas de consciencia clave.
Y también requiere consistencia y visión panorámica en relación a tus circunstancias y a tu propia implicación en ellas.

Tengo que ser muy sincera y decirte que la mayoría de las personas carecen de todo esto y por eso fracasan una y otra vez en su búsqueda de la felicidad.

Aquellos que disponen de al menos una pequeña dosis de alguna de estas características consiguen cambios espectaculares en períodos de tiempo bastante cortos, lo cual les proporciona una gran motivación interior que acelera sus procesos… y les convierte sin duda alguna en los pacientes y alumnos más motivadores y deseables porque en cada nueva sesión son siempre portadores de buenas noticias de portada.

Pero ciertamente el verdadero reto está con los otros.

El verdadero reto, la verdadera obra de ingeniería, es mostrarle a alguien cuyas creencias limitadoras le están robando la vida, una puerta hacia la posibilidad del cambio.

En relación con este proceso hay un aspecto fundamental, una creencia fundamental, que marca la diferencia entre el primer perfil y el segundo.

Las personas que buscan ayuda y la consiguen se diferencian de las otras en que intuyen que son y desean ser por encima de todas las cosas la fuerza, el motor, el movimiento impulsor de su propia vida. Estas personas quieren sentir la fuerza de la vida corriendo por sus venas. Saben que la inmovilidad les hiela la sangre y les mata lentamente… y están dispuestas, esto es muy importante, a aceptar toda la responsabilidad en relación con su propia historia.

El 99 % restante de las personas sólo buscan excusas sofisticadas para no actuar: y entonces se instalan en la queja, en la inmovilidad, en las frases hechas, en la repetición de acciones inútiles, en el miedo y en la desidia.
Y llegan a mi consulta y dicen “lo que yo quiero es ser feliz”.
Pero su actitud es como la de las personas que buscan una buena oferta en un escaparate y se les ve claramente poco dispuestas aconstruir su propia felicidad. Cuando a una de estas personas les preguntas qué es lo que les impide ser felices sacarán casi sin pensarlo un listado ordenado de excusas, que en su mayoría señalarán a otras personas o a las circunstancias como responsables de que el Pleno Bienestar no llame a sus puertas.

En cambio al mirar a los primeros puedes ver una fuerza que ellos aún no reconocen, una mirada, una fisiología, que indica que saben lo que todo el resto todavía no ha conseguido vislumbrar. Ellos saben que son Causa en sus vidas.
Están buscando, confusos, preocupados, pero están buscando la fuerza impulsora en el lugar adecuado. Dentro de sí mismos.

Puede que estén muy confusos, o que haya mucho trabajo que hacer, pero tienen el éxito garantizado porque en la búsqueda miran hacia la zona adecuada.

Los otros en cambio están dispuestos a ser Efecto en su vida.
Siguen con sus excusas, sus postergaciones, su movimientos en círculo, su mirada focalizada en el dolor, en el esfuerzo, en la dificultad, en el cansancio. En la inmovilidad.

Entonces ha llegado el momento de preguntarte…
¿Tú eres Causa o Efecto en tu vida?

Si hasta ahora has sido Efecto y no sólo no ha funcionado sino que cada vez te sientes peor en tu vida ¿no piensas que ya ha sido suficiente por el momento?

En esto, como en todo en la vida, no es necesario permanecer para siempre del mismo lado de la acera. ¿Quizás quieras darte cuenta de que ha llegado el momento de ser el motor de tu propia vida y avanzar?

Mientras te sientas Efecto lo único que mejorará en tu vida como adult@ es la sofisticación de tus excusas.

En el preciso instante en que seas flexible contigo mism@ y decidas actuar y ser Causa sentirás la vida moviéndose en tus venas, la creatividad palpitando en tu corazón, la ilusión iluminará tu rostro. Habrá llegado la fuerza y podrás empezar a encaminarte hacia tu Objetivo Primordial.

Quizás una vez inmers@ en el movimiento de la vida puedas necesitar ayuda para abrir más tu perspectiva… si te das cuenta de esto… ¡adelante!

Pero lo básico, lo trascendente, está en esta toma de consciencia. Lo fundamental es que recojas tu poder, lo asumas, lo integres… y dejes de buscar con ojos de niñ@ para por fin…encontrar.

Si tienes alguna duda, puedes escribirme a salud.armonia@gmail.com y puedes contar con mi respuesta que intentaré ofrecerte a la mayor brevedad que me sea posible. 

 

Que tengas un feliz presente.

Pilar

 

___________________________________________________________________________

Sobre la Autora:

Pilar Rodriguez-Castillos es Terapeuta, Consteladora, y Profesora del Método Reiki con formación Sistémica, PNL, Arquetipos, y Análisis Transaccional.

Ha creado un método de trabajo individual que integra estas y otras disciplinas de la terapia breve que pone a disposición de la Buena Ayuda de aquellas personas que intuyen que tienen una Fuerza y un Potencial mayor, pero que no consiguen sintonizar con ellos, para ayudarles a conseguir en el menor tiempo posible el acceso a una mayor sintonía con su propia Alegría de Vivir, su  Fuerza, y su Realización Personal.

Pincha aquí si quieres ver los testimonios de otros consultantes sobre esta terapeuta.