Terapias gratis: ¿buscas un profesional de la ayuda o un esclavo para tu ego?

De vez en cuando alguien se dirige a mi en La Web del Liceo o en el Blog del Liceo para decirme cosas como que “si Reiki es la energía del amor por qué se cobran los cursos”. Tengo que reconocer que todavía después de tantos años me sigue sorprendiendo que las personas piensen que cobrar por un trabajo es “lucrarse”.

Al margen de la curiosa pretensión de que alguien pueda dedicarse a la ayuda gratuitamente, pero se gane la vida con otra cosa… me pregunto cuántas personas serían capaces dedicarse a la ayuda, tener un trabajo paralelo, mantenerse actualizadas, reciclarse constantemente, ofrecer charlas divulgativas, preparar material para sus cursos, manuales, libros, ofrecer los cursos, atender consultantes de forma individual varias horas al día… y además, tener una vida disponible para vivir.

Lo que yo he visto es que las personas que intentan esto viven el servicio de ayuda como un hobby, de modo que pierden eficacia y sin darse cuenta se terminan orientando a la improvisación.

Todo no se puede: hay que elegir.

Y las personas tenemos tendencia a buscar el bienestar, por lo que terminamos por restarle dedicación a lo que nos quita vida.

Entonces, si eliges la eficacia, algo que en las personas que nos dedicamos a la Ayuda es de desear, necesitas enfocar todo tu tiempo y tu energía a desarrollar y a ofrecer esta eficacia. Por menos que esto estarás jugando a los juegos del ego… y no solo podrá trabajar en niveles muy básicos… sino que las posibilidades de ser de poca o mala ayuda, aumentarán con el tiempo.

Durante un tiempo puede funcionar tener un pie en la oficina y otro pie en la consulta, pero el terapeuta consciente se dará cuenta rápidamente de que para ser de Buena Ayuda necesita dar el paso completo y ponerse completamente al servicio. Y cuando dé este paso, tendrá que cobrar o morir.

Antes de explicar por qué digo esto de “cobrar o morir” quiero explicarte que en sus honorarios estará incluído su tiempo, su conocimiento, su experiencia, su eficacia, su disponibilidad y su completa dedicación a los alumnos y consultantes. Y por otra parte está esto de que un buen terapeuta ofrecerá mucho: y es importante que reciba en la misma medida.

Si esto es así, seguramente sus cursos y consulta estarán constantemente repletos: porque la gente, aunque esté sufriendo, no es tonta. Y cuando tú recibes eficacia, seriedad, fundamentos, y tu vida comienza a sanar…  nadie tendrá que convencerte. Porque por fortuna el bienestar es algo que la mayoría podemos reconocer perfectamente y no es fácil que confundamos estar bien con estar mal. Entonces, cuando esto pasa, si eres una persona que quiere realmente sanar su vida, te resulta completamente lógico y fácil ofrecer respeto y confianza en la misma medida.

Por el contrario, si alguien te vende humo, te lo podrá vender una vez. Pero no más.

En terapias alternativas y complementarias (y con el Método Reiki esto aún empeora), existe una extraña idea sobre los honorarios de un maestro o terapeuta: para algunas personas, si eres natural y espiritual, debes hacer tu trabajo gratis.  Esta idea extraña y extendida parece no conectar con otra: que los terapeutas no son espíritus y tienen una vida igual de valiosa que la de aquellos que les visitan.

Además, y esto es importante, está el equilibrio necesario entre dar y recibir que debe ocurrir en toda relación en la que ambas partes ganen y ninguna pierda. Este equilibrio entre dar y recibir contribuirá a la libertad del consultante o alumno, que al salir de la consulta o al terminar el curso, saldrá sin deudas emocionales ni apegos… y podrá olvidar a su maestro o terapeuta, y dedicarse a Vivir.

En relación a lo que digo sobre “cobrar o morir”… bueno, es evidentemente una metáfora. Pero al decir esto me estoy refiriendo a morir como ayudador.

No se tú, pero la mayoría de las personas que conozco yo no pueden permitirse vivir sin trabajar. Y esto no es así solo por motivos económicos, que ya es bastante importante.

Es así también por motivos éticos.

Creo que es muy importante que una persona, y más en el caso un terapeuta, viva de su trabajo. Para mí, al menos como paciente o alumna, es indispensable darme cuenta de que estoy frente a un profesional  que no tiene varias vidas simultáneas en marcha… y que se puede permitir vivir completamente de su trabajo porque las personas le prefieren, le buscan, le recomiendan, regresan y confían en él.

Para que comprendas esto te quiero confiar una cosa que veo a diario en mi consulta: una gran parte del dolor y el malestar que sufren las personas está vinculado a los multiples rostros con los que tienen que vivir su vida. Esto no les permiten reconocerse a sí mismas.

Y una gran parte de la misión de un terapeuta o un maestro de Reiki es contribuir a la integración de estos rostros de sus consultantes o alumnos.

Pues bien: esto solamente lo puede hacer aquella persona que tenga este problema resuelto. Porque como muchas veces me habrás oído decir: solamente puedes conducir a una persona hacia determinado nivel de comprensión y desarrollo… si tú lo has alcanzado.

No podrás llevarlo ni un paso más allá, te lo firmo y garantizo.

Entonces; si vas a buscar un maestro o terapeuta que te ofrezca todo esto, y que no te cobre, no estás buscando una persona real. Estás buscando un espíritu.

En mi experiencia, no encontrarás un espíritu, pero sí una ilusión breve.

Y si la encuentras, quizás no te cueste dinero, pero jugarás a un juego que terminará resultándote mucho más caro en tiempo, en dolor y en la inevitable desilusión (o incluso enfado) posterior.

Espero que quieras reflexionar sobre esto, ¡porque me encantaría leer tus comentarios!

Que tengas un feliz presente.

 

Pilar Rodríguez-Castillos*

 

7 Comentarios

  1. Danila
    24-08-2015

    Hola a todos,
    Me llamo Danila y me gustaría decir algo sobre este asunto.
    Nunca he entendido a la quien  no quiere pagar cuando el otro está simplemente haciendo su trabajo y yo o tu o quien sea lo hemos buscado justo por esto..para que haga su trabajo con nosotros.
    No creo que haya alguien en el mundo que trabajaría gratis y por motivos obvios..no solo económicos sino también por lo que se refiere al hecho de que queremos que nuestro trabajo sea reconocido y tenga valor.
    Si no fuera así lo primero que pensaríamos sería que se están aprovechando de nosotros..y de nuestro tiempo…entonces si vale para nuestro trabajo ¿porque no debería valer para el trabajo de los demás?
    Además el dinero nos permite medir el valor de algo, de un objeto, una sesión de terapia, un vestido..etc…
    No pagar sería como decir ” esto no vale nada”.
    Y el valor, en mi opinión,  también está asociado a la importancia que vamos a dar a las cosas o situaciones de nuestra vida.
    Es como decir  tal vez inconscientemente ” como es gratis y  no vale nada no le doy importancia”
    Creo que pagar , por lo que se refiere a las sesiones de terapia, no solo es fundamental para la libertad del paciente sino también para que el mismo paciente valore el dinero que está invirtiendo en su proceso hacia el Pleno Bienestar y se comprometa con él porque supongo que a nadie le gusta tirar dinero por la ventana..o al menos a mi no.
    Pues , lo anterior dicho vale de manera objetiva pero, encima, cuando conoces a alguien como Pilar y ves que trabaja de una forma tan comprometida y tan naturalmente amorosa hacía los demás (sin medir los minutos, comprometiéndose día día con artículos y reflexiones,  ofreciendo descuentos, constelaciones gratis, etc..) incluso llegas a pensar ” Sin duda lo que pago es menos de lo que estoy recibiendo porque la verdad es que lo que estoy recibiendo no tiene precio”

    Gracias Pilar..por todo!
    Danila

  2. Pilar Rodriguez-Castillos
    25-08-2015

    Hola Danila,

    Tienes razón, el reconocimiento también tiene importancia, al menos al principio.
    Quizás, como ya no es un problema para mi, por eso lo he olvidado.
    Me ha venido muy bien tu comentario para recordar la suerte que tengo de hacer un trabajo que amo y que me hace sentir útil y realizada!

    Nos vemos pronto en el Liceo.
    ¡Que tengas un feliz presente!

  3. Adrian Quintanilla
    25-08-2015

    Muchas gracias Pilar, como sabes (Adrián de Cancún :)) vivo un proceso consciente de recuperar mi bienestar y de sanar las heridas que me hacen ver lo que no es.

    Y este camino me ha llevado a compartir y desear ver en el otro lo que yo ya vi y comencé a comprender, esto me ha llevado a recibir amigos, sus familiares y una gran cantidad de referidos para sesiones de EFT Técnicas de Liberación Emocional…

    De alguna manera esta técnica se cruzó en mi camino y caí como encantado.   Comencé a practicarla en otros sin cobrar “obviamente”, solo como un amigo que quería compartir algo que para mi fue transformador … Luego me comenzaron a dar dinero y regalos en especie (como racimos de uvas, panqués, libros, etc) …. entendí que estaban agradecidos y que me querían pagar ….. 

    Comencé a pedir una donación voluntaria… seguí preparándome como autodidacta y tomé un par de cursos … y finalmente ya tengo una tarifa (casi obligado por mis consultantes) a ellos se les hacía un poco incómodo no saber cuánto aportar …. y ahora estoy en proceso de certificación…. Siento que es el comienzo de algo muy lindo en mi vida.

    Tu post me ha servido un montón ya que tengo una actividad más que me de ingresos pero en la que ya no deseo participar…. Deseo volcar toda mi atención, enfoque y energía al Tapping (EFT), sigo avanzando paso a paso en este camino. Además, en las sesiones ofrezco lo que yo he venido alcanzando, ofrezco bienestar y aligerar la carga emocional, pero no más, al menos por este momento.

    Te mando un saludo afectuoso Pilar, se que es largo mi comentario, me sentiré muy honrado si tomaste un tiempo para leerlo.

    Adrián,
    de Cancún =)

  4. Pilar Rodriguez-Castillos
    25-08-2015

    Hola Adrián!

    Gracias por pasarte por el Blog.
    Me alegra mucho que te sirva el artículo y desde luego, he leído con atención tu comentario… que no es muy largo porque cada palabra tiene un significado profundo.

    Que tengas un feliz presente! ^_^

  5. 26-08-2015

    Estupendo artículo Pilar!.
    Efectivamente, los que nos dedicamos a este trabajo nos encontramos demasiadas veces con estos casos pero yo siempre he pensado que al final, como todo, es un aprendizaje, y mantenernos firmes y reconocer nuestra propia labor es también un proceso importante y necesario. Así que gracias a todos aquellos que nos ofrecen la oportunidad de que permanezcamos centrados en nuestro poder.
    Y con tu permiso… me llevo el artículo a mi facebook!
    Gracias,
    Helena

  6. Ainoa
    27-08-2015

    Totalmente de acuerdo. Muchas veces me cuesta mucho no pedir nada a ciertas personas, familiares, amigos…. y al final muchas veces disponen de tu tiempo o se creen con derecho a que estés realizando terapias gratuitas porque vienen de ti y,claro, cómo vas a cobrar…. y si estás en una comida y alguien está mal…”no te preocupes”, que ya te da un masaje, canaliza energía…en fin, que nadie valora tu tiempo, dedicación, formación… y que no siempre estás disponible o con ganas de hacer terapia.
    Muchas veces te apetece también descansar y desconectar y a veces es difícil marcar los límites.
    Gracias.
    Un saludo,

  7. Pilar Rodriguez-Castillos
    27-08-2015

    Hola Ainoa!

    Claro. Esto que dices es muy importante, sí: el dinero también ¡marca límites!

    Efectivamente, sí: es muy importante y sirve mucho lo que dices.

    Gracias por tu visita y por tu aportación. ^_^

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*