El arte de gestionar con elegancia la mala educación.

A veces nos encontramos hablando para alguien que no concibe la vida desde la perspectiva que presentamos. La otra persona puede ser de tres maneras, abierta (modo permeable), reflexiva y paciente con nuestro punto de vista (modo inteligente) o crítica, disruptiva y ofensiva… sobre todo si nuestro enfoque va en contra de sus creencias (modo limitado). Por supuesto, todos son completamente aceptables… aunque alguno genere menos beneficios a todos los niveles. ¿Cuál sueles aplicar tú?

En mi web de Facebook suelo encontrarme de vez en cuando con personas que leen mis estados y hacen comentarios con intención ofensiva… No es usual, pero ocurre. Y lo entiendo: el no llegar a comprender un punto de vista les hace actuar con desprecio y mala educación. A un cierto nivel esto es bueno porque verbalizan sus limitaciones… aunque es siempre mucho más útil y beneficioso comprender, por mucho que luego se llegue a la conclusión de que no se está de acuerdo.

Es mucho más sanador.

Desde hace un tiempo este tipo de expresiones me dan material para la reflexión, lo cual sin duda debo agradecer. Pero esto no significa que no lo encuentre en cierta forma triste.

(Si crees que esta extraña tristeza no tiene sentido, piensa en la última vez que intentaste comunicar con alguien importante en tu vida, y su respuesta fue poner una barrera. Sobre todo si tenías muy claro tu mensaje, y si la comprensión de tu mensaje traía beneficios a la relación… la falta de receptividad suele vivirse como una decepción más o menos profunda).

Pero ¿qué pasa si la persona en cuestión es alguien semiborroso en tu memoria en cuanto desaparece de tu vista? Si esto es así ¿por qué te importa su opinión sobre tu punto de vista? ¿por qué luchas? ¿porque piensas (o dices) que es una maleducada, una sosa o una persona poco inteligente y/o desconsiderada? 

Quizás no se trata de comunicación, sino de tu ego diciendo “tengo razón y quiero que lo admitas: todo lo demás. incluído tus resistencias, tus necesidades, y tu nivel de comprensión en este momento, no me interesan para nada“.

Ah! Y si este es el caso… ¿seremos capaces de abrir nuestra mente de forma tan amplia y absoluta como para reconocer que quizás la mala educación no estaba en la otra acera sino en la nuestra?

En ese sentido he aprendido mucho de mi marido: siempre tiene en cuenta primero la perspectiva de la otra persona. Hace un análisis rápido y profundo de los niveles de comprensión del otro. Y lo más bonito es que en ningún caso se siente amenazado por las otras opiniones… “yo sé quien soy, no necesito reafirmarme” parece decir, aunque no lo dice. Y entonces, lo que sí dice, es “¿Tú lo ves claro?… entonces no te preocupes”… y se desentiende del asunto.

Entonces, el título sugería que te iba a dar los trucos para gestionar con elegancia la mala educación. Y por supuesto lo primero que te vino a la mente es que se trataba de la malaeducación de otros. Pero aquí sólo hablamos de ti y para ti. A los otros no hay que gestionarlos, sino aceptarlos y honrarlos.

Si alguien tiene contigo una actitud fuera de lugar, o te hace un comentario fuera de tono, no es su educación la que marcará la diferencia, sino tu capacidad de empatía, de respeto y de comprensión.

No digo que sea fácil (ningún arte es fácil, de lo contrario no sería arte en ningún caso) pero en la medida que lo perfecciones ocurrirán cosas deseables para la mayoría como que te ahorrarás sofocos, energía y tiempo.

Y además, si hay alguna posibilidad en la vida de que te comprendan, no es machacando con tu punto de vista… sino sembrando y dejando que, si el clima es el adecuado, la semilla pueda germinar.

Y si no, aceptar que su destino es morir sin dar frutos.

No pasa nada.

 

Por tu Pleno Bienestar… espero que sirva.

 

Que tengas un feliz presente!

Pilar Rodríguez-Castillos*

 

  Pincha aquí o en el botón rojo de abajo para leer el artículo anterior del Blog del Liceo

[symple_button color=”red” url=”http://www.senderoreiki.com/la-mujer-hoy-quiero-ser-feliz-pero-que-es-la-felicidad/” title=”Visit Site” target=”blank” border_radius=””]Quiero ser feliz, pero… [/symple_button]

PD: Abajo puedes escribir tus comentarios o tus preguntas sobre esta entrada… y por supuesto siéntente libre de compartir todo lo que publicamos por aquí! Adelante!

[sociable/] 

______________________________________________________________________________________

Sobre la Autora:

Pilar Rodriguez-Castillos es Terapeuta, Consteladora, y Profesora del Método Reiki con formación Sistémica, PNL, Arquetipos, y Análisis Transaccional.

Ha creado un método de trabajo individual que integra estas y otras disciplinas de la terapia breve que pone a disposición de la Buena Ayuda de aquellas personas que intuyen que tienen una Fuerza y un Potencial mayor, pero que no consiguen sintonizar con ellos, para ayudarles a conseguir en el menor tiempo posible el acceso a una mayor sintonía con su propia Alegría de Vivir, su  Fuerza, y su Realización Personal.

 

 

4 Comentarios

  1. asun
    22-11-2014

    Hola Pilar, quizás no haya actuado bien pero es lo que me ha dictado mi cabeza y creo que mi corazón, en mi trabajo he estado desayunando con unas personas que sus conversaciones mayoritariamente era poner verde a las personas, yo no entraba en la mayoría de las conversaciones por lo tanto hablaba muy poquito no me gusta eso y tampoco me encontraba a gusto con tres personas, un día a la que toco poner verde fue a mí y en mi cara, decidi no volver a desayunar con esas personas y se me han unido dos personas más que opinan lo mismo que yo, con eso he perdido el no desayunar con una amiga que ahora no estabamos tan unidas pero es mi amiga, soy muy tímida y se que muchas veces no tengo empatía pero no voy a emplear sus mismas armas, quizás no lo he hecho bien pero no estaba a gusto con esas personas, que debería haber hecho. un saludo

  2. Pilar Rodriguez-Castillos
    25-11-2014

    Hola Asun,

    No sé lo que debías haber hecho… en mi opinión hacer lo que se siente, siempre que sea desde el estado Adulto, es siempre correcto.
    Creo que si la situación no es cómoda, es que la energía te está diciendo que no es tu lugar.
    Y si hay algo rescatable en ese grupo, ya se acercará a ti… sin que sea necesario que tú te sacrifiques demasiado.

    Que tengas un feliz presente!

    Pilar

  3. 23-11-2014

    Hace pocas semanas me dejaban.día tras día en.mi.blog anónimos diciendome que era un.rollo de blog, decidí no volver a publicar sus opiniones y seguían llegando diciendome se q los lees el problema esq sabes q no vales para escribir.. Así durante una semana,  al final desistió. Yo me limité a leer y no.contestar, quizá necesitaba.soltar su rabia interior con algo y mi blog le sirvió de vehículo lo cual me alegra, ;-),  puede que tenga razón y que mi blog aburra o le aburra, pero yo no escribo para nadie, solo lo hago para limpiar mi mente y mi alma y poder descansar tranquila. Un gran.descubrimiento tu blog. Enhorabuena! 

  4. Pilar Rodriguez-Castillos
    25-11-2014

    Una vez que nos ponemos “en abierto” lo que hacemos puede servir de muchas maneras… y no siempre como lo esperamos.
    Es buena idea recordar que “no hace falta bailar con todo el mundo”… ^_^ … y también mantenerse en el Adulto y no dejarse arrastrar por los procesos ajenos! Enhorabuena por tus decisiones!

    Pilar

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*