Destruyendo el Método Reiki:

Cuando la meta no es el camino.

Ya casi no suelo hablar del Método Reiki excepto en mis cursos. Pude darme cuenta de que al oír esta palabra muchas personas eran atrapadas por algunas de sus creencias… y más o menos elegantemente se alejaban de mi y de la conversación.

Comprendo que nada de lo que yo  pueda decir cambiará sus opiniones y me lo tomo con alegría y respeto

En realidad quienes enseñamos el Método Reiki pagamos el precio del furor de una moda, que enriqueció a algunos, creando miles y miles de maestros de Reiki con cursos de fin de semana, del mismo modo que se fríen churros al final de la fiesta del  pueblo, y que han estado formando a otros maestros desde el ego, el apego y la desconexión con el Orden del Universo.

En cierto momento, en torno a los años 2003 y 2004 recuerdo que comencé a encontrarme Maestros de Reiki por todas partes: en la panadería vendiendo el pan, en la peluquería cortándome el pelo…que aquella verdadera epidemia me asombró….

La verdad es que sin querer me vi poniendo en entredicho la seriedad de las formaciones y me sentí un poco inmovilizada.

reiki usuiNunca jamás llegué a sentir rechazo por el Método Reiki en sí mismo, porque la forma en que llegó a mi (a través de una enfermedad con síntomas muy desagradables) me mostró su eficacia y me ayudó a modificar mi salud, mi visión del mundo y de las personas, mis circunstancias, y mi vida para mucho mejor.

Pero sí me sentí muy incómoda con el concepto de “maestro” que al parecer se propagaba.

Es normal que esto ocurra en Occidente, si tenemos en cuenta que para los occidentales el objetivo es la meta. 

Nos impresionan mucho los títulos y los diplomas.

Pero sin embargo esto muestra nuestras profundas carencias, en especial en las formaciones de disciplinas orientales, y sobre todo cuando se trata de disciplinas orientadas la búsqueda de la sanación, del crecimiento personal, de la búsqueda de una conexión profunda.

Hay un antiguo pensamiento budista que dice “La Meta es el Camino”, y creo que toda vez que actuamos como si la meta fuera el reconocimiento o la consecución de una jerarquía, nuestras carencias son cuando menos gigantezcas y oscuras.

He dejado hace tiempo de utilizar la expresión “maestra de Reiki para mi misma, porque entiendo que la maestría no la puede dar nada externo, ni ningún certificado, por muy estudioso que se sea.

Aún así muchos alumnos me llaman maestra cariñosamente, y me parece bonito y divertido, pero no dejo que esto me transforme, porque según he comprendido la maestría va del nivel de conexión, y de ninguna otra cosas más.

Entonces quizás comprendas que a mi no me gustaría estropear mi voluntad de servicio y Buena Ayuda… a cambio de una jerarquía imaginaria.

En los tres módulos de Reiki Sistémico® hay diferentes retos que se plantean a los iniciados, y uno de los primeros y principales es el afrontamiento y gestión del propio ego.

Ego y conexión son excluyentes: y el ego tiene muchas maneras de manifestarse que no son siempre la soberbia y la omipotencia como a veces nos resulta rápido, fácil y cómodo creer.

Siempre pienso que sería muy bueno que un iniciado estuviera familiarizado con los diferentes rostros y voces que utiliza el Ego para mantenerse al mando.

Esto es más importante que los símbolos, por ejemplo.

Es más importante que sentir calor en las manos, por ejemplo.

Es más importante que el diploma que te pueda ofrecer tu maestro, desde luego.

Y sobre todo es más importante que trasformarse en el absurdo salvador del mundo que no cesa… o, como dice una de mis alumnas y me encanta, en una “maldita iluminada”.

En el  Segundo Nivel (Okuden), sería de desear que fueras guiada para desarrollarte al servicio de la Ayuda. Todo el mundo sabe que Okuden es el nivel del Terapeuta de Reiki… pero ¿cuántas personas saben que no todas las personas han nacido para la ayuda y que no es necesario forzarse a hacer algo que no es tu destino?

A veces veo que alguien se anima atropelladamente a hacer el Nivel II y me pregunto… ¿por qué? ¿cuáles son las verdaderas razones? ¿Está afianzado el Nivel I?

¿Realmente esa persona va a sacar algún partido de un Nivel II si todavía no ha terminado los cambios profundos que se inician en el Nivel I? Monte Kurama

Con frecuencia me llegan personas que sin haber tenido más que un fugaz contacto con Reiki a través de una sesión, me preguntan los precios de todos los niveles y en cuanto tiempo podrán obtener la maestría.

Les respondo “tal como estás ahora, ni en un millón de años podrás ser un maestro, incluso aunque encuentres un curso y lo hagas.

Pero en cambio podrías ser un buen Shoden, si hicieras el primer nivel.

Y te aseguro que un buen Shoden es harto mejor que un mal maestro”. 

La mayoría de las veces es suficiente esta breve conversación para que las personas se den cuenta de que se han precipitado o que han confundido las cosas. Y al hacer el Seminario Shoden (Nivel I) lo constatan.

¿Pero qué pasa cuando dan con un maestro que sólo piensa en llenar grupos para ganar más dinero y para sentirse mejor soltando su diatriba frente un grupo numeroso?

Nada. No pasa nada. Pero uno sólo puede llevar a un alumno o a un consultante, si este estuviera dispuesto, hasta el nivel a donde ha conseguido llegar. Más allá de ese nivel de comprensión, se termina su universo.

Más allá es papel mojado: no hay nada.

A lo largo de varios años de experiencia como meditadora, y luego ofreciendo sesiones y cursos de Reiki me he dado cuenta de que hay un problema de fondo para alcanzar niveles más profundos de conexión.

Podría resumirlo y simplificarlo en que la interferencia clave es nuestra mentalidad occidental.

Los occidentales confundimos sabiduría con inteligencia, e intentamos sustituir conexión con información. Además lo queremos todo rápido, y no dejamos reposar las comprensiones.

Entre otras cosas, también tenemos tendencia a la omnipotencia (no es de extrañar que a menudo no sintamos tan solos y abandonados) y una preocupante facilidad para aferrarnos a las cosas, a nuestra propia imagen, y a la imagen que designamos a las demás personas para poder soportar nuestras carencias… en lugar de asumirlas y avanzar.

Vamos por la vida tremendamente afectados por la imagen que de nosotros se hacen los otros, y entonces no tenemos tiempo para vernos tal como somos, y rendirnos a lo que es innegociable.

Porque hay aspectos de nuestra sombra que pueden desarrollarse, pero que jamás van a cambiar radicalmente… y ciertamente simular no va a resolver nada.

Más bien muy lo contrario.

Con esas características, esta estúpida idea fantástica de la maestría no hace más que crearnos más dudas y confusiones… y alejarnos de nuestro propio camino.

BambúMi idea de un maestro es algo tan honorable que apenas puedo soportar la idea de que alguien me llame maestra sin ruborizarme.

Aunque dedique por completo mi vida a la ayuda desde hace varios años mi visión de la maestría es que es un camino infinito.

También pienso que cuando intentas convertirte en maestro, no tienes ninguna posibilidad.

Con total seguridad un gran maestro no tendrá un diploma que enseñarte para acreditar su conexión y su sabiduría… sin embargo al estar frente a alguien conectado, lo sabes… porque desde el primer momento sentirás que te mira y que te ve profundamente. (Quizás te interese echar un vistazo a mi artículo: “Reiki Más allá de las Manos: el sendero seguro hacia la alegría y la plenitud”)

Si estuvieras frente al Buda ¿crees que necesitarías un diploma para valorar sus credenciales? ¿tenía Krishnamurti un certificado de su sabiduría? ¿Sabes algo sobre el diploma de Mikao Usui en el que se le acreditaba como Sensei?

Carl Jung era médico psiquiatra.

Sin embargo leyendo su obra te preguntas ¿cuánta de su sabiduría proviene de su formación universitaria y cuanta de su conexión?

Y si tienes dudas sobre esto, pregúntate cuantos médicos psiquiatras hay en el mundo, con su diploma colgado en la consulta, que no han fundado una escuela ni han tenido el honor de ser excluídos de los programas formativos por ser un poco discutidos.

Con esto no estoy queriendo decir que la formación no importe. En realidad pienso que es muy lo contrario.

La formación es no sólo importante: es completamente crucial. La ayuda desde la improvisación egótica, sin consciencia ni ética… tiene garantías de que puede ser devastadora.

Pero en métodos como Reiki, los certificados no son más que una forma de contacto entre los maestros para evitar que un alumno se salte una etapa o pretenda avanzar demasiado rápido.

El realizar tutorías antes de los niveles es también importante.

Y el tener la capacidad de decir no, aunque no cobremos esa plaza, creo que no es que sea necesario.

Es que es imprescindible.

Conozco maestros que te dicen “si sientes que es tu momento, entonces adelante”.

Esto no es del todo cierto: el ego siempre cree estar preparado.

Si se le dice esto a un Shoden conectado y comprometido, seguro que no te equivocas.

Pero si se lo dices a un Shoden que no es consistente en su trabajo y cuyo ego aún encarcela a su ser profundo… se le está engañando. Y a través de él a muchos que le seguirán.

Si vas a dedicarte a la ayuda a través de Reiki, tu ego, tus apegos, tus carencias, y tu conexión son cosas en las que tienes que trabajar concienzudamente para elevar tu techo.

Porque lo que consigas avanzar, esto es lo que tendrás para ofrecer.

Y nada más.

Por eso cuando fuera del entorno amigable alguien me pregunta lo que hago simplemente digo “soy terapeuta”. 

Creo que encaja mejor en la mente de la mayoría de las personas… y no se sienten obligadas a salir huyendo o defender sus esquemas mentales.

Y así no tengo nada que defender, algo que es una buena decisión si lo piensas, porque decir algo con la conciencia de que tendrás que defenderlo luego, es una forma del ego.

Y yo no pongo mi ego a prueba porque no necesito demostrar ni demostrarme nada.

Y te animo a que tu también renuncies a demostrar nada sobre lo que eres, porque de todas maneras, lo seguirás siendo para siempre te pese, o le pese, a quien le pese… ¿comprendes lo que te quiero decir?

 

Por tu pleno bienestar…espero que sirva.

Que tengas un feliz presente.

 

Pilar Rodríguez-Castillos

 

FLECHADescubre aquí Reiki Sistémico®: te enamorarás

21 Comentarios

  1. 25-03-2015

    Me has dejado sin palabras, a medida que lo leía me daba cuenta de que por muy raro que parezca le estabas colocando palabras a mi presente, es maravilloso cuando te das cuenta de la magia que existe en este laboratorio llamado vida y ver por causalidad uno de sus destellos de magia me emociona.  Muchas gracias por tus palabras.

  2. Pilar Rodriguez-Castillos
    25-03-2015

    Me alegra que sirva, Muriel! ^_^

    Que tengas un feliz presente!

    Pilar

  3. guru
    25-03-2015

    Estoy deseando iniciarme, he probado varias sesiones y me fascina solo tengo que encontrar el momento en el que pueda concretar con mi maestro cuando! Hasta donde llegue es lo de menos da igual que nombre vaya por delante, solo quiero conectar! 

  4. Pilar Rodriguez-Castillos
    25-03-2015

    Es bueno seguir con sesiones hasta que te sientas preparada. 
    En Reiki es mejor ir sin prisas.
    Seguro que tu maestro te guiará adecuadamente.

    Adelante!

    Pilar

  5. marivi
    25-03-2015

    Buenas! Yo no he hecho reiki pero se estoy rodeada de varias personas metidas en ello. Hay de todo,desde aquella en la que se le ve un auténtico cambio a mejor, a la que dicho proceso le ha cambiado a peor. Precisamente es este último caso el que me ha recordado lo que comentas ya que en cuestión de 1 año ha llegado a la maestría y con ganas de hacernos ver a los que no le seguimos la corriente que estamos muy equivocados. Son éstos casos los que a mí me hacen ver el reiki con escepticismo,como una moda,cosa que no se da en las otras personas que lo hacen. Lo comento porque es una pena que por cuatro aprovechados que sacan los cuartos a gente fácilmente influenciable hagan perder valor a este tipo de terapias.

  6. Pilar Rodriguez-Castillos
    25-03-2015

    Gracias por tu visita.
    Te aseguro que en relación con el Método Reiki no hay personas aprovechadas, como dices, sino personas con miedos y carencias no resueltas… que intentan sentirse seguras a través de vías que no son las adecuadas.
    Esto es, efectivamente, que no deberían dedicarse a la Ayuda mientras no lo tengan resuelto.
    Es un error del Ego, de los que tantos que comete, intentando compensar sus carencias: y el trabajo de los que transmitimos Reiki es evitar que ocurra.

    Creo que lo comprenderás…

    Un abrazo y gracias por tu visita.

  7. Marisa
    06-05-2015

    Hace 20 años hice el segundo nivel de Reiki y hago voluntariado. Estoy muy contenta de que este en mi vida. Un saludo

  8. Gabriela
    03-08-2015

    La nota es excelente, deja más que transparente lo que realmente sucede en occidente con la formación en esta terapia.
    Comparto la nota.
    Gracias

  9. Pilar Rodriguez-Castillos
    04-08-2015

    Me alegra que sirva, Gabriela.

    Gracias por compartir! 

  10. Aline Meyer
    03-08-2015

    La nota y la manera de narrarla me encantó por lo honesto y real del relato. Pero a mi me queda claro algo respecto de Reiki, en tres fines de semana de iniciaciones no se puede transmitir todo el conocimiento que implica abarcar las múltiples y sutiles interacciones espíritu mente y cuerpo y toda la somática. De ahí que, si bien en esta nota se refleja una mujer que ha profundizado muchísimo en el conocimiento de sí, por otra parte hay una enorme cantidad de reikistas que desconocen por completo el organismo, vamos a puntualizar  como ejemplo sólo en el higado y sus múltiples funciones y comportamientos y maneras que tiene de somatizar las diferentes cargas orgánicas que le son afines, no tienen idea… Ahí la falla. La falta de profundizacion de los sanadores en el conocimiento empírico del organismo humano que se disponen a tratar y la falta de conocimiento de sí mismos. De allí que estos métodos terminen siendo totalmente desacreditados por quienes los practican. Mi humilde opinión, sin más autoridad que esto. Saludos de Paz

  11. Pilar Rodriguez-Castillos
    04-08-2015

    Es así, efectivamente.
    Jugar a los iluminados no nos hace avanzar: es más bien lo contrario.
    Mientras no estamos ordenados, en nuestro lugar con respecto de la realidad y al Orden del Universo, no se puede hacer nada.
    Nadie sana a nadie: sólo podemos guiar hacia nuevas comprensiones.

    Gracias por visitar el Blog del Liceo!

  12. Nadia
    04-08-2015

    la verdad que es muy interesante la nota gracias por que ayuda gracias bendiciones

  13. Rafael
    04-08-2015

    “Por sus actos les conocerán”  palabras válidas ahora y hace 2000 años. 
    Actua, no hace que digas nada.
    El hablar solo llena de vanidad. Actua y se feliz.

    Ten total seguridad y confianza en ti misma y en lo que haces.

    Rafael.

  14. Joaquin Pegoraro
    04-08-2015

    Hola, Mi nombre es Joaquin de Uruguay y acutalmente estoy viviendo en una comunidad budista por este 2015, habiendo hecho otros cursos de formacion que apuntan al autoconocimiento. Me gustaria iniciarme en Reiki porque conecto con todo lo que tu dices en el articulo y se que he venido al mundo en esta vida a servir, y que mis acciones han estado y estan relacionadas con la curacion de mi mismo y de otros. No estoy en mi pais actualmente pero si puedes proporcionarme algun tipo de informacion sobre donde puedo averiguar te agradezco. 

  15. Pilar Rodriguez-Castillos
    04-08-2015

    Hola Joaquín,

    Gracias por visitar nuestro Blog!
    Fuera de España tengo muy pocas posibilidades de ayudarte en esto.
    Pero confío en que no tendrás problemas en dar con la persona adecuada según son tus preferencias espirituales y tu formación.
    Eso sí, si me das más información podría intentar ser de buena ayuda.

    Que tengas un feliz presente!

  16. Roque
    04-08-2015

    Guau… cuando leía tu nota sentía por que digo que soy instructor de reiki y no máster como dicen muchos,  aunque pienso que todos tenemos de maestro al que tenemos enfrente y nos enseña cosas de nosotros que por si mismo no vemos. Gracias por tu relato. Como dice Salomón en Esclesiastes…. todo es vanidad. Hasta esto que estoy escribiendo quizas. Gracias Gracias Gracias. Namaste 

  17. Pilar Rodriguez-Castillos
    04-08-2015

    Hola Roque.
    Bienvenido y gracias por visitar el Blog del Liceo.
    Pienso como tú, es difícil escapar del ego… pero ordenarle es el trabajo de cada día. ^_^

    Que tengas un feliz presente!

  18. jaime s.
    04-08-2015

    Gozoso se siente mi ser al encontrar en tan acertado comentario,  tanta simplicidad humildad y sencillez, esto es simplemente contundente ante el espejismo que nos muestran tantos seudo-iniciados y maestros egocéntricos que atropellan la ingenuidad o inocencia de quienes buscan ser algo mas de lo que creen, que ya son. Quizá no hay culpa en el ego, sino en  quien lo alimenta y nutre de manera glotona para después tener una disculpa, un pretexto, que a la postre traerá su consecuencia. Honro su sinceridad y transparencia Pilar.

  19. jorge sabaidini
    05-08-2015

    desde el año 1985 estoy en sanación y reiki desde el 2000 pase mucho y sigo mirando la gran confusion de la gente cuando busca como medio de vida esta terapia, la conexión es la parte vital del ser dedicado a sanar,ayudar y aprender en humildad, sigo viendo anomalías pero no las juzgo, estas son propias de un mundo con grandes confusiones, son pocos los que trabajan para cambiar sus actitudes incorrectas de la vida, hoy acepto lo que mis guías  mapuches, solo mira, y deja que el espíritu te lleve, no somos nada mas que canales eso. gracias y hay que seguir, por algo estamos en esto los que amamos desde muy dentro esta gracia divina 

  20. Ellie
    06-08-2015

    Hola! soy una de las que piensa que la palabra Reiki se asocia a “chanta”, porque los he visto y creo que este término perdió mucha credibilidad…Por eso me parece bien abordar el tema desde otra óptica, como es la información concreta, clara, precisa y confiable sobre lo que implica la energía, su tratamiento, aprendizajes y curación a través de ella… Soy partidiaria de que todo se puede aprender, incluso a sanar con energía, pero para lograrlo hay que recorrer un camino de autoconocimiento y humildad para aceptar lo que otras personas energéticamente más entrenadas tienen para enseñarnos…Creo que hay que realizar una enseñanza permanente de que, independientemente de cómo llamen el método y/o técnica, lo importante es aprender que hay algo más grande que nosotros, que las energías en las personas y en las cosas existe y son muy reales y que aprendiendo a reconocer los campos energéticos propios y de los demás, se puede aprender a vivir mejor y hasta ayudar curando…
    Es mi humilde opinión…gracias por compartir su visión 

  21. Ramon
    21-08-2015

    Pilar muchas gracias por todo lo que he recibido al leer tu verdad.
    No me deshago de casi nada sobre todo lo que has escrito…
    Un abrazo muy grande.

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*