Descubre tu propia Sombra e integra todas las partes de ti misma.

“Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad”. (Carl Jung)

Una de las formas de exclusión de la que menos se habla pero que es muy importante en el desarrollo personal, es la exclusión interna de aquellos aspectos de nuestra personalidad que consideramos más desagradables y tóxicos: nuestras neurosis, nuestra violencia contenida, nuestras pequeñas (o no tan pequeñas) obsesiones. Afrontar la existencia de ciertos rasgos que no quieres ver y que llevas toda tu vida ocultando o al menos manteniendo dulcemente velados es una parte muy importante para tu desarrollo personal.  Y el nivel siguiente de evolución consiste en integrarlos en tu paisaje interior, con  amor y aceptación.

Pero primero, y esto es crucial, necesitas ser capaz de afrontar estos aspectos oscuros, porque el grado en que aceptamos nuestra Sombra, el grado de compasión última que nos ofrecemos a nosotros mismos, define el grado de desarrollo para el que tendremos permiso y que podremos esperar alcanzar.

No hay atajos (es bastante conveniente asumirlo)… como no los hay en nada relacionado con la evolución personal.

Lo normal es que las personas intenten llevar a cabo los cambios modificando las acciones. Esto tiene sentido en ciertos aspectos de la vida, pero no es todos.  Y ahora voy a explicarte por qué.

En la medida en que la sombra esté más reprimida y oculta para ti, da igual lo que hagas para amar e incluir a los demás. Dan igual tus esfuerzos, frases bonitas, postureos… en fin, todo lo que las personas solemos hacer para hacernos ver como personas éticas que queremos un mundo justo, igualitario, inclusivo y respetuoso…  Porque solamente podrás ser una persona inclusiva y solidaria en la medida en que seas capaz de incluir todas las partes de ti misma, y aceptarlas.

Lo que niegas y rechazas sobre ti misma, lo vas a negar y rechazar en todos los demás. Siempre. ¿Todavía te preguntas por qué?

Allí vamos de nuevo: vas a rechazar todo lo que te muestra que lo que no quieres ver de ti misma vive en ti… porque su presencia te mostrará que resuenas con ello… y al igual que intentas escapar  de lo que está dentro de ti y no te gusta… también intentarás escapar de los eventos externos que te lo recuerdan.

Efectivamente amarse a uno mismo es una tarea que tiene miga. No es ninguna tontería: es un verdadero reto. Conseguirlo implica que hemos aceptado todo lo que somos. Incluída la sombra, que a menudo nos envía mensajes cruzados sobre nuestra inferioridad y nuestro poco valor social.

Para poder avanzar en la tarea de integrar todo lo que eres necesitas descubrir cuáles son los rasgos que prefieres mantener en secreto. A menudo necesitarás ayuda, y esto es porque por mucho que tengas voluntad de hacer el trabajo, te harás trampas a ti misma para no ver tus debilidades frente a frente.

¿Quieres saber de que manera se manifiesta la sombra para saltarse tus redes de protección?

Vamos a ello. Como la mayoría de las personas estoy segura de que tú también tienes temas sobre los que prefieres no hablar, situaciones que te resultan incómodas, que te irritan y/o te angustian o te vuelven agresiva… También habrá situaciones en las que te sientes pequeña, inferior o vulnerable. O situaciones en las que sistemáticamente te sientes avergonzada, confusa o culpable.

¿No toleras las críticas? ¿Qué tipo de crítica te resulta intolerable específicamente? En todos estos momentos se revela tu miedo a que quede expuesta una parte de ti que no quieres que se vea a costa de cualquier cosa.

Pues bien: la manifestación de estas intolerancias, estos momentos incómodos, son síntomas de que acabas de dar “un pisotón” en alguna parte sensible a tu sombra.

¿Te gustaría descubrir más sobre tu propia sombra?

Vamos a hacer un sencillo ejercicio.

Coge ahora un lápiz y escribe una lista de todas las características que te resultan insoportables en las personas. Haz una lista digamos de diez o quince cualidades (arrogancia, egoismo, agresividad, informalidad…. pon todas las que te vengan a la mente).

Deja de leer este artículo ahora mismo para hacerlo. 

Luego que tengas tu lista escoge las 3 que más despreciables, insoportables e intolerables te parezcan.

Quizás ya has sospechado lo que representan estas tres (y también todas las demás). Esta breve lista final te está señalando las características mas marcadas de tu propia sombra.  

De manera que si el egoismo te resulta completamente repugnante, y te enfadas con las personas egoístas sistemáticamente, e incluso detectas el egoismo  en una persona como si fueras un radar humano… tendrás que mirar un poco tus niveles de egoismo porque por mucho que no quieras mirar en tu nevera, tú también haces acopio de este alimento.

Sobre todo si tu reacción es desproporcionada y no consideras la posibilidad de que una persona pueda ser de esa manera: al sentir la proximidad de esa vibración (el egoismo) algo se ha movido y despertado en las profundidades de tu sombra y has tenido que reafirmarte.

Quizás detestas a las mujeres que viven libremente y sin complejos su sexualidad y te parecen unas frescas. Muy bien. Aquí queda claro que desearías disponer de esta libertad sin culpas para ti, pero que tus creencias no te lo permiten, y entonces has decidido ocultar este deseo entre los aspectos de tu sombra. Esto te salva de ti misma y te mantiene convenientemente acorde a tu grupo.

Y cuando te encuentras con una mujer libre y felizmente desinhibida, te enfadas con ella. Porque te muestra algo de lo que llevas mucho tiempo prescincindiendo… para mantenerte en sintonía con tu Buena Conciencia.

O a lo mejor te ponen nerviosa las personas que tienen faltas de ortografía. ¿Tuviste problemas para resolver esto en ti misma? Quizás ahora no quieres tener nada que ver con aquel pasado en el que te sentías pequeña frente a tu maestra, y humillada ante la cantidad de palabras marcadas en rojo en tus trabajos. ¡Que triste es esto para un niño!
Entonces te esforzaste por mejorar, y ahora has tomado el lugar del perpetrador y, para compensar aquel dolor, te has transformado en una de esas personas que no solo humillan a las personas que tienen errores ortográficos… sino que lo están deseando.

Por supuesto estos, al ser ejemplos generales, sólo sirven para contribuir en tu toma de conciencia sobre esta parte de ti.
Pero has de saber que todos tenemos una sombra y que en la medida que no la afrontamos… estamos excluyendo una parte de nosotros mismos.

Es una parte, además, que suele comprimir toda nuestra fuerza arcaica. Una fuerza que es muy útil en determinados momentos, pero que es destructiva cuando está fuera de control.

Por eso Carl Jung decía:

“Percibir la sombra es como mirarse en un espejo que nos muestra los recovecos de nuestro inconsciente personal, y, por lo tanto, aceptar la sombra es aceptar el ‘ser inferior’ que habita en nuestro interior”.

Espero que sirva… y me encantaría leer tus comentarios o preguntas.

Que tengas un feliz presente.

 

Pilar Rodríguez-Castillos*

3 Comentarios

  1. Danila
    04-09-2015

    Hola Pilar,

    me ha encantado leer este articulo y reconozco que es verdad que al final muchas veces, la mayoría, si que me molesta lo que no quiero ver de mi y que los otros, en determinadas situaciones, simplemente me hacen de espejo.
    Pero a veces me ha pasado y me pasa que no es tan cierto y me gustaría entender si soy yo que no lo veo 🙂
    Por ejemplo  me molesta mucho que mi compañero de piso pase de todo, limpia cuando quiere, deja el baño como sea, tira la basura cuando le de la gana..es decir por él no hay normas (a pesar que en el piso tenemos normas puestas y claras para los 3 que vivimos)…pero yo no hago nada de eso..sigo respetando mis turnos y hago todo lo que me toca. Entonces aquí “hazlo tu primero” sinceramente  ha llevado a empeorar las cosas porque ha creado más abuso…
    Bueno por un lado ya estoy en camino para el ” ya no me importa”…voy asumiéndolo poquito a poco y hago por como yo soy sin comparaciones.punto
    Por el otro he querido poner un ejemplo concreto en el que a mi me molesta mucho esta actitud de “hago lo que me da la gana como si viviera solo” y yo actúo de manera totalmente opuesta.. entonces me gustaría entender..
    En este caso como sería? que a lo mejor a una parte de mi (la sombra) si que le gustaría ser como él y por eso hago exactamente al revés (por esfuerzo, creencia, etc..)????
    la verdad es que no lo veo tan claro…..

    Gracias
    Danila

  2. Pilar Rodriguez-Castillos
    04-09-2015

    Hola Danila,

    gracias por tu lectura y por tu comentario. Sí, cuando algo nos molesta, pero aún así permanecemos en el sitio en donde ocurre (o bien intentando cambiarlo, o sufriendo por ello).. allí está la sombra haciendo su parte.
    De otro modo, una vez comprobado que esto no cambiará y nos hace sufrir… ¿por qué nos quedamos?

    ^_^

    Espero que sirva!

  3. Danila
    04-09-2015

    He entendido…
    claro que sirve…siempre sirve tu ayuda 🙂
    Estoy en ello…pero tengo que admitir que todavía estoy en una fase en la que, haciéndome trampa, me creo que puedo atravesar el mar simplemente mirando el agua…y no…evidentemente no va a ser posible así…..
    Gracias
    Danila

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*