Cómo y porqué las Constelaciones Familiares pueden sanar tu vida.

Solo existe una forma de sanar realmente nuestras vidas:

  • Podemos optar entre considerar nuestros problemas como algo puntual, como una pieza de recambio, y trabajar sobre ello sin tener en cuenta la raíz de los problemas o conflictos.
  • O bien, podemos cambiar la perspectiva y ver nuestros problemas como el efecto resultante de una perspectiva limitada de nuestra realidad.

Da igual lo que decidamos: el conflicto seguirá su curso, buscando el equilibrio y el cambio necesario hasta que nos llegue una comprensión más completa, más realista, y/o (en definitiva) más acorde al movimiento del Orden del Universo.

Quiero aclararte que la expresión “el Orden del Universo” no forma parte del lenguaje de las Constelaciones Familiares Sistémicas desarrolladas por el psicoterapeuta, filósofo, teólogo y pedagogo alemán Bert Hellinger. 

Él se refiere a este campo como Algo Más Grande.

Pero es lo mismo.

Dicho de un modo o del otro, se refiere a algo más que viene del alma.

Del Alma colectiva.

Hellinger explica que más allá de nuestros padres y de nuestros ancestros, todos los que somos estamos conectados con algo más grande, y que a todos sin excepción (y sin importar la voluntad de nuestro pequeño ego) nos pone a su servicio.

De ese Orden primigenio nos es designado un destino especial.

Una tarea específica.

Y también por supuesto nos viene de ese Orden Primordial, la Fuerza necesaria para poder afrontar nuestro Destino designado.

Asentir a ese algo más grande, al que en la cultura Japonesa se llama “el Orden del Universo”, es lo que nos proporciona el mayor grado posible de libertad y por tanto, el Pleno Bienestar.
El trabajo que abordamos a través de esta profunda y eficaz terapia de las Constelaciones Familiares es alcanzar esa sensación de plenitud y libertad.
Apartándonos de las distracciones del ego.
Apartándonos de los objetivos pueriles de la mente.
Alejándonos  de los esquemas mentales que no nos permiten ver más allá de campos pequeños, pero con mucha fuerza, como las creencias, la Buena Conciencia, y la influencia de los ambiciones vacías que se interponen en nuestro camino.

Para alcanzar el Pleno Bienestar, necesitamos colmarnos de algo más grande.

Conectar con ello humildemente.

Ponernos a su servicio en cuerpo y alma.

 

Pero… ¿qué nos impide alcanzar este estado ideal?

 

Muchas cosas.

Si tienes en cuenta que todo lo que ocurre más de una vez (todo lo que se repite, sin excepciones, visible o invisible) genera un campo de energía al que quedas más o menos fuertemente vinculado… comprenderás lo que te digo. sanar

Los campos de energía e información que conforman la realidad que a duras penas ves (ya que cuando estás atrapado en un campo no tienes perspectiva) son infinitos.

Por debajo del Orden del Universo (o Algo Más Grande) están otros grandes campos:

  • la Muerte,
  • la Vida,
  • la Cultura,
  • la Patria,
  • la Historia

… por ejemplo.

Hay más desde luego pero no nos alcanzarían varios libros para nombrarlos a todos.

Todo lo que existe, todo lo que es, todo lo que has pensado…

tus intenciones, tus emociones, tus miedos, tu ceguera selectiva

 

son campos de energía que continuarán en movimiento cuando tú ya te hayas ido.

 

Y todos, sean cuales sean sus nombres, están al Servicio del Orden del Universo.

En la terapia de Constelaciones Familiares Sistémicas se trabaja con todos, pero se parte de un campo de energía e información fundamental para la experiencia individual humana: el Sistema Familiar.

Este concepto de sistema familiar se refiere a ti como individuo y a todas tus interacciones y vínculos con los demás. Para comprender esta terapia es necesario comprender que tu experiencia y tu comportamiento no son aislados.

Cobran su verdadero significado cuando los contextualizas.

Es decir que siempre, ineludiblemente, existen otros implicados.

No existe ninguna posibilidad de que un conflicto se produzca de manera aislada: todo tu comportamiento esta conectado al comportamiento de las personas que forman parte de tu sistema, o de los diferentes sistemas en los que participas (trabajo, círculos de amigos, por supuesto familia…)

Pero puestos a contextualizar, coincidirás conmigo en que finalmente… tu contexto más significativo es tu Familia.

Y cuando hablamos de Sistema Familiar, estamos hablando de ese grupo de personas con las que tienes un vínculo casi siempre de sangre… aunque hay algunas excepciones.

 

Pero no sólo los que conoces o de los que has oído algo alguna vez.

 

Estamos hablando de todos los integrantes de tu campo familiar… desde el principio de los tiempos.

 

Esto incluye cientos y cientos de personas.

Es una verdadera multitud … porque están incluídos todos.

Y tiene que ser sin excepción… porque si hay un intento de excepción, aparece el Desorden, y se crea un enredo.

 

Entonces y en resumen:

El Sistema Familiar se configura en definitiva como una totalidad a la que todos pertenecen independientemente de su destino.

Porque el Destino individual queda postergado, al servicio del Orden del Sistema, que es prioritario para el Orden del Universo (Algo Más Grande).

El desorden se declara cuando alguien es excluído del Sistema.

Un ejemplo de exclusión son los abortos.

En generaciones pasadas un aborto era olvidado y ocultado por las familias, sobre todo si era provocado (por vergüenza, por culpa…) pero también si era espontáneo (por dolor, por duelo…).

Si por ejemplo luego llegaba otro hijo, a este se le designaba el primero, sin serlo.

Esto aún ocurre actualmente.

Es decir que el hijo abortado se convierte en un excluído que nadie menciona… pero que sin embargo forma parte del Sistema como todos los demás. (Ver aquí 1ra Ley Sistémica)

Entonces:

El Sistema Familiar no admite exclusiones.

 

Si un miembro es excluído, el primer miembro más joven ocupará su lugar… alejándose así de su propia vida.

Entre hermanos se suele ver, en casos como este, que el hermano vivo siente que le falta algo.

Siente que su vida no le pertenece.

Siente enfado hacia sus padres.

Quizás no se siente amado por su madre, como su hermano abortado.

 

Esto es un ejemplo incompleto… porque cada historia debe ser considerada de forma individual, para que puedas comprender  la dinámica que se produce a lo largo de todas las generaciones.

Ahora imagina todas las cosas que han ocurrido en tu sistema a lo largo de su historia: la guerra civil con hermanos en guerra, horfandad, infidelidades, crímenes, abandonos.

Familias que no perdonaron lo que hizo un integrante y decidieron no mencionar jamás su nombre.

Traiciones y manipulaciones que apartaron a otro del grupo o de la vida…

 

Por cada excluído, hay alguien intentando ocupar su lugar para mantener el equilibro… y cuya resonancia pide una reparación.

En las Constelaciones Familiares lo vemos una y otra vez: por cada excluído, un síntoma. 

(Que puede ser físico, emocional.. o relacional…)

Si un miembro es excluído, el primer miembro más joven ocupará su lugar… alejándose así de su propia vida.

Entre hermanos se suele ver, en casos como este, que el hermano vivo siente que le falta algo.

Siente que su vida no le pertenece.

Siente enfado hacia sus padres.

Quizás no se siente amado por su madre, como su hermano abortado.

 

¿Cómo trabajamos sobre esto en Constelaciones Familiares?

En la terapia de Constelaciones Familiares se trabaja desde un estado meditativo sencillo, y en conexión con el consultante y el Constelador.
El consultante plantea su tema y el constelador configura la Constelación, en la que estará representado el consultante, su tema (síntoma) y algún otro u otros campos, ancestro, o lo que sea necesario en ese conflicto en particular.
En estado centrado y en silencio los participantes se ponen al servicio del conflicto y se dejan embargar por el Movimiento del Espíritu que suavemente les va moviendo, sin expectativas.

La enorme fuerza del Movimiento hace que las personas sientan cosas inesperadas, muy intensas… (afinidades, rechazos, dolor emocional, exceso o ausencia de fuerza) que les son ajenas y que a les asombran y sacuden intensamente.

Y cuando finalmente el consultante puede ver que es lo que en realidad está señalando el síntoma o el conflicto, estamos ante un primer paso muy importante de la sanación del conflicto:

La primera comprensión, que por resonancia, modifica siempre algo profundo.

Será necesario en cada caso tomar una acción diferente.

Una frase, una inclinación de cabeza, un abrazo…  

 

A veces nada.

 

Porque muchas veces lo único que necesitan los excluidos es que su descendiente les vea.

Y con la nueva imagen se produce un movimiento de integración. 

 

Entonces en ese momento, cuando hay integración, cuando la imagen interna se modificatodo cambia.

Entonces ya podemos irnos a la Vida para comprobar la nueva fuerza y la poderosa conexión que siempre, tanto quienes participan como los que vienen a constelar, se llevan en sí mismos.

 

(Y en el alma del sistema).

 

Espero que sirva.

 

Que tengas un feliz presente.

 

Pilar Rodríguez-Castillos

¿Te gustaría saber más sobre las Constelaciones Familiares?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

7 Comentarios

  1. Marta
    28-07-2015

    Yo de joven tuve aborto voluntario, mi hija mayor viva, siente odio hacia mi. Nunca había pensado q eso pudiera tener relación. Como podía hacer para enmendarlo.

  2. Pilar Rodriguez-Castillos
    28-07-2015

    Hola Marta
    El primer paso ya lo has dado: ver lo que ha pasado.
    Esto es importante.

    También es muy importante que no hables de esto con tu hija: tu comprensión es suficiente. Una conversación o una discusión en el nivel de los hechos no servirá de nada.

    El siguiente paso sería participar en algun taller de constelaciones familiares.

    Te recomiendo participar en algunos talleres de constelaciones familiares porque esto te ofrecerá muchas comprensiones que necesitas.

    En una tercera etapa podría ser necesaria una constelación, pero si nunca has participado, lo primero es participar para comprender la dinámica a un nivel profundo.

    Participar es poderosamenta sanador, y moverá muchas cosas en ti y en tu vida… y en la resonancia de tu hija viva, y de tu hijo mayor.

    Gracias por visitar el Blog del Liceo.

    Pilar

  3. patricia la orden
    30-07-2015

    No vienes a jerez de la frontera me interesa verte k nos urge 

  4. Marcos
    04-08-2015

    Super interesante y muy claras todas tus explicaciones, lastima que estoy en Argentina, con gusto participaría de un taller. 

  5. Paqui
    19-12-2016

    Hola,, nunca hice una constelación familiar, y me gustaría vivir una , primero como espectador , me gustaría me diesen más información como: donde. Cuando, y precio, muchas gracias. Un saludo…

  6. Yolanda
    09-08-2017

    GRACIAS, muy clarito.

  7. Sendero Reiki
    10-08-2017

    Gracias a ti, Yolanda. Me alegra que te sea de utilidad 🙂

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*