Colaboración con revista Yo Dona (El Mundo)

¿Cómo reaccionar ante un regalo que no ha gustado?

Encontrar el regalo ideal no es una tarea fácil. ¿Quién no ha recibido con la mejor de las sonrisas un detalle poco acertado? O peor aún, ¿quién no ha sido, en alguna ocasión, el causante de ese forzado agradecimiento?

De hecho, según un estudio publicado por Ebay, más de un tercio de los españoles recibieron uno de ellos la pasada Navidad. Un porcentaje que representa, según el número de encuestados, un total de 11 millones de regalos no deseados. Sin embargo, a pesar de que es una situación que se da con frecuencia, muchas veces seguimos sin saber cómo reaccionar cuando sucede.

En este sentido, la terapeuta y Directora en Licestu Pilar Rodríguez-Castillos, recomienda responder de manera sincera como forma de darnos a conocer a la otra persona: “Teniendo en cuenta los sentimientos de la otra persona, es una buena idea no exagerar la alegría si no han interpretado bien nuestros deseos”, explica.

La razón de este fracaso no reside únicamente en cuánto nos conoce la persona que nos hace el regalo, sino también en cómo proyectamos nuestra forma de ser a los demás. Sobre esto, Rodríguez asegura que este tipo de malentendidos suelen ser consecuencia de haber transmitido información sesgada de nosotros mismos, siendo así el reflejo de un problema a la hora de proyectarnos hacia el resto del mundo, “de lo poco que nos damos a conocer en realidad”, añade.

La sinceridad no tiene por qué ser hiriente.

Como recalca la experta, se puede responder sinceramente sin dañar a la otra persona, si se hace con tacto o, incluso, con sentido del humor. “Este sencillo acto puede ayudar a favorecer la comprensión mutua y a fomentar una comunicación real entre ambos. Un regalo es una metáfora de cómo es la relación y de qué niveles de intimidad y comprensión se han creado”, dice Rodríguez.

De la misma manera, cuando se falla en la elección de un detalle para otra persona, en vez de avergonzarse por ello, la experta recomienda acercarse más a ella y preguntarte a ti mismo si estás dispuesto a fortalecer ese contacto. “Estar en el papel del que no acierta es un síntoma de que existe una fractura con esa persona. Entonces, a lo mejor ha llegado la hora de retomar ese lazo”, continua Rodríguez.

Aunque lo cierto es que, ya sea el que regala o el que lo recibe, en el momento en que se intercambia un regalo se está demostrando a la otra persona lo que conoces de ella y el valor que tiene para ti. Por eso, Rodríguez recuerda que independientemente de si se acierta o no en el detalle, regalar es una oportunidad de analizar nuestra capacidad de amar y pertenecer.

Y si nos dan el regalo equivocado, quizá la solución sea buscar la causa que ha precipitado ese fallo y fortalecer la relación.

 

Fuente: Yo Dona (El Mundo)
Enlace original: http://www.elmundo.es/yodona/2016/01/06/568a7063ca4741f6038b45c0.html