Carta a mi madre muerta.

Querida mamá:

Cada día que pasa te descubro un poco más, y te comprendo más como no lo pude hacer antes.

Cuando todo empezó yo era demasiado pequeña, o muy joven, o estaba demasiado enamorada de la vida.. o acusiada por el amor o por la falta de tiempo.

Y en lugar de ver el miedo en tus ojos, me exasperé con tus quejas.

Y en lugar de ver la incertidumbre en tus pasos: sólo quise demostrarte mi fuerza y mi capacidad de avanzar hacia mis sueños.

 

Pero nunca te pregunté por tu fuerza y por tu sueños porque pensaba que tu sueño era yo.

Ahora veo que vivir siendo una mujer es mucho más complejo que soñar hijos que cumplen sus sueños.

carta mamá

A menudo me he distanciado de ti diciendo que yo me parecía más a mi padre: que tú no tenías fuerza, te rendías, no presentabas batalla.

 

Y ahora veo tu rendición y me duele en el pecho, querida mamá, porque nunca la vi.

Porque nunca te la agradecí.

 

Para mi eras sólo unos brazos que acunan.

Unos ojos que brillaban al mirarme con ese enamoramiento de las madres.

Para mi tu amor era mi derecho de hija, y lo exigía ciegamente.

Y me enfadaba si no lo conseguía.

 

Entonces creí que mi existencia, mis movimientos, mi realización eran suficientes para ti.

Y no supe ver nada más en ti.

 

Luego cuando te hiciste mayor estabas cada vez más enfadada y frustrada.

Y yo no entendía por qué.

 

Te volviste inaccesible y difícil, y entretanto yo seguía buscando que me confortaras y que me acunaras.

No me di cuenta tampoco entonces de tu horfandad y de tu soledad.

No vi lo valiente que eras para vivir sin que nadie te acunara.

 

¡Cuánta incertidumbre, cuánto miedo, cuánta espera infructuosa ocultabas detrás de tu inaccesibilidad!

Y ahora que te has ido, mamá, cada día te descubro un poco más en mi.

Ahora a veces sonrío al verte en mi reflejo en los escaparates, en mis párpados caídos o en mi pequeña soledad que apenas me da una idea vaga de lo que pudo ser la tuya.

 

Querida mamá: para no ser como tú, un día elegí no verte.

No sé que día fue, no sé como empezó todo… ni puedo hacer nada para volver allí y cambiarlo… y tampoco estoy nada segura de que hacerlo mejorara tu vida sin destruír la mía.

Así que he decidido aceptarlo todo, mamá, y tomar en mi corazón lo que pasó.

 

Constelaciones Familiares Madrid

Ahora he encontrado el camino para agradecerte todas esas carencias que te reclamaba injustamente, y a las que puedo agradecer mi impulso imparable de crear y avanzar.

Ahora veo que tu fragilidad hizo que yo decidiera conectar con mi fuerza.

¡Que gran regalo mamá! ¿Quién lo habría hecho mejor?

Y ahora he encontrado el camino para agradecerte tu miedo, porque al verlo en ti decidí transformarme en temeraria y atravezar el mío como quien cruza descalza un faldón de brasas encendidas.

 

¿Cómo habría encontrado yo el camino hacia la ayuda si tú no me hubieras mostrado la resonancia de la horfandad y de la incertidumbre?

Ahora por fin puedo ver que pusiste tu vida al servicio de lo que yo necesitaba aprender.

 

Mamá querida:

Da igual si te digo que esta comprensión pudo ocurrir antes y habría sido mejor para las dos.

Me he vuelto una adicta a la realidad tal como es, y creo que ahora para nosotras sólo queda queda este punto de partida.

Entonces ahora por fin puedo tomarte en mi alma, y honrar todo lo que hiciste para que yo pudiera aprender a caminar.

 

Ahora ya puedo ver que fuiste exactamente la madre que necesitaba.

De ningún modo podrías haber sido mejor, ahora me doy cuenta.

Gracias por todo lo que hiciste por mi.

 

Gracias mamá, por la vida que me has dado.

 

 

Pilar Rodríguez-Castillos

 

FLECHA Descárgate aquí GRATIS el ebook “Los Secretos del Arte de Comprender la Energía”

portada-ebook-energia

5 Comentarios

  1. Carmen
    08-10-2015

    He llorado tanto al leerlo…y me he sentido tan identificada!! Era yo la que escribía esa carta!

    Tengo un gran dolor dentro de mí.

  2. Maricarmen
    23-10-2015

    Todo lo que escribes se cuela hasta lo más profundo de nuestro interior y mueve y remueve y saca a la superficie emociones olvidadas en un rincón porque duelen. No es que seas una persona maravillosa es que te siento inmensamente grande. Gracias, es un lujo sentirte.

  3. Fabiana
    29-12-2016

    Mas allá de las lagrimas me he visto parada frente a mi madre y pude verla con una mirada muy clara y amplia. He tenido un sentimiento de honra y agradecimiento muy profundo hacia ella.
    Ahora puedo ver mas claro.
    Gracias Pilar.

  4. Sendero Reiki
    29-12-2016

    Hola Fabiana!
    Me alegra que sirva.
    Es importante que tu mirada se aclare.
    Así podrás ver mejor “lo que es” y decir Sí a la Vida!

    Un abrazo y feliz todo! ^_^

  5. Maria
    31-12-2016

    Preciosa carta… Yo tb me he emocionado al leerla y lloro recordando a mi madre…cómo me gustaría poder hablar con ella y darle las gracias por tanto….me sigue doliendo su ausencia…

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*