1, 2, 3 ….¿Qué pasa cuando simplemente no quieres cambiar?

A veces te encuentras con personas que declaran no poder cambiar su vida. Ciertamente se engañan a sí mismas, pero también es cierto que están en su completo derecho. ¿por qué iba a ser obligatorio querer cambiar?

sanar tu vidaQuizás esté pensando en decirme que si tu vida es un completo desastre, no haces más que sufrir, te sientes acosada por las circunstancias y tu cuadro de emociones es como un cuadro surrealista… pues claro que es necesario cambiar algo.

Y yo estaría de acuerdo contigo, pero… no es obligatorio.

Es una decisión personal.

 

Mira, algunas personas se significan con todos sus malestares.

 

He aprendido, dado que con frecuencia me he visto rodeada de personas así, que el ego toma muchas formas, y una de ellas es el significarse con el malestar.

 

Por procesos que ahora no vienen a cuento, muchas veces las personas simplemente encuentran en el dolor una manera de conseguir dos cosas.

  • Ser vistas,
  • y ser acunadas.

 

Es un sistema que sin duda no es maduro, pero la realidad es que muchas personas encuentran que hay algún tipo de beneficio en él, y lo adoptan.

 

De manera que, cuando alguien les pregunta “¿Cómo estás?”, tienen una interminable y penosa historia que contar.

 

Ayer sin ir más lejos estaba en la tienda comprando unas aceitunas para el aperitivo y delante de mi una señora le estaba contando a la dependienta todos sus terribles síntomas digestivos, las pruebas que le habían hecho, y los alimentos que el médico le había recomendado no comer.

Estaba indignada porque ahora no podría tomar huevos… y la pobre dependienta, viendo que la cola crecía, no tenía más remedio que aguantar el temporal.

 

Y no, no era una señora demasiado mayor. Tendría poco más que mi edad, esto es, excepcionalmente joven. ^_^

 

Al volver a casa con mis aceitunas venía pensando en las acciones egoístas que nos pueden llevar a poner en marcha nuestro ego… porque si aquella señora hubiera aceptado su realidad tal como es (evidentemente se sentía bastante sola) no habría sometido a diez personas a una espera innecesaria, ni a la dependienta a todo aquel estrés innecesario.

 

Este es un típico ejemplo de una persona que:

 

  1. Está en el estado Niño del Yo, y por lo tanto
  2. Está sitiada por el Ego, y por tanto
  3. Siente su vida como algo desprovisto de significado, algo inaceptable, por lo que…
  4. Le otorga significado a través del relato de sus diagnósticos, y malestares.

 

Por supuesto hay un gran dolor detrás de todo esto.

Dolor, soledad, sensación de insignificancia…. quién lo sabe a ciencia cierta.

 

El caso es que la persona que actúa así está utilizando una estrategia que no le conviene, porque cuanto más la perfeccione, más sola se sentirá… en parte porque la reacción de los demás será “huir a la de tres, que viene la señora de los malestares”.

Así, la desdichada verá confirmado el rechazo de los demás, y su propia insignificancia…. cuando con toda seguridad, es una persona muy válida y con mucho amor que ofrecer.

Pero está atrapada en un falso significado, que le aportan una historia que contar.

Detrás de todo esto hay dolor, soledad, sensación de insignificancia

Si esta mujer tomara acción y se decidiera a sanar su vida, es muy posible que se sintiera abochornada por su actitud anterior.

Pero también es muy posible que rápidamente comprendiera que a la mayoría de las personas no les interesa demasiado lo que va de las otras personas. Porque a las personas nos interesan nuestros asuntos más que ninguna otra cosa en el mundo.

Esto le permitiría ver que nadie la ha escuchado demasiado, por lo que podría cambiar, y nadie le tomaría en cuenta lo anterior.

 

Lo que está claro es que si no cambia, es porque no está disponible para afrontar su vida tal como es.

Y tú y yo sabemos muy bien lo que pasa cuando las personas intentan saltarse esta parte.

 

Mejor dicho: sabemos lo que no pasa.

 

Entonces, y a cuento de esto venía todo lo anterior… ¿Qué pasa cuando simplemente no estás dispuesta a cambiar?

Pues…. ¡no pasa nada de nada!

Sigues con tu dolor, sea emocional, físico o relacional, y nada cambia en ningún caso.llora

En realidad si hay un cambio, siempre es para peor… porque las personas que no quieren estar bien, suelen ser un lastre para las que si quieren vivir, realizarse y ser felices.

 

El resultado puede ser entonces: amargar la vida de sus seres queridos, complicar la vida de los desconocidos, y verse excluída en algunos casos, en distintos niveles, por ambos.

En realidad es más o menos como evitar el dolor de afrontar la realidad, y pagar el precio del dolor continuo durante el resto de la vida para no hacerlo.

 

Es un mal negocio ¿verdad?

Yo también lo pienso, sí…
Pues ni te imaginas la cantidad de personas que llevan a cabo negocios de este estilo.

 

Y luego están las otras: las valientes.

Las que quieren vivir una vida plena.

Las que están dispuestas al peligro.

 

Son pocas es cierto.

Pero son las que están dispuestas a comprender, afrontar y avanzar.

 

Pero eso ya lo tienes claro, porque ya lo hemos hablado muchas veces.

 

Pilar Rodríguez-Castillos

5 Comentarios

  1. Mathilde Brugière-Garde
    14-05-2015

    Muy buena observación, justamente estaba constatando lo mismo estos días!! En la última terapia que dí, todo el trabajo giró alrededor de darse cuenta de que en el fondo de si, la persona no quería cambiar porque dando pena, conseguía atención!! Fue muy impactante el nivel de negación!!! Saludos

  2. Pilar Rodriguez-Castillos
    18-05-2015

    Me alegra que sirva!
    Gracias por visitar el Blog del Liceo.

    Pilar

  3. Guadalupe
    18-10-2016

    Hola Pilar!

    ¿Y qué hacer, cuando tú si quieres afrontar, cambiar, avanzar, pero sientes que tu madre, que está en el camino del no querer, poder, saber (lo que sea) te envuelve con su dolor, tristeza y oscuridad, y por un lado sientes pena por ella, pero por otro rabia, porque parece que tus intentos de progresar, realizarte y ser feliz parecen molestarta, y al final te sientes bloqueada, agotada y desanimada?

    Gracias

    Un saludo

  4. Sendero Reiki
    19-10-2016

    Hola Guadalupe.
    Tus procesos y los de tu madre no son los mismos.
    El destino y el de tu madre no son los mismos.
    ¿Por qué utilizas a tu madre como excusa para no avanzar hacia ti misma?

    Estas cansada, porque no miras la vida…

    Espero verte pronto por el Liceo.

    Un abrazo!

    Pilar

  5. Guadalupe
    20-10-2016

    Pues tienes toda la razón

    Nos veremos pronto Pilar

    Abrazo, y gracias

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*